Podcasts

La Primera Cruzada: Papa Urbano II y Jerusalén vs.Unificación Diplomática

La Primera Cruzada: Papa Urbano II y Jerusalén vs.Unificación Diplomática

La Primera Cruzada: Papa Urbano II y Jerusalén vs.Unificación Diplomática

Por Alexandra Wurglics

Adelphi Honors College Student Journal of Ideas, Vol. 15 (2015)

Introducción: El Papa Urbano II (1088-1099) no podía haberse dado cuenta de la enormidad de su decisión de convocar la Primera Cruzada. Lo que inicialmente se concibió como una única expedición penitencial terminó provocando una larga serie de Guerras Santas que dieron forma a la cultura, la gente y la historia de Europa y Oriente Medio. Los orígenes de la cruzada, la lucha en nombre de Dios y la fusión de la sociedad feudal con la Iglesia, comenzaron a tomar forma en Francia a mediados del siglo XI durante la época de la crianza del Papa Urbano. Asegurando el papado y convirtiéndose en el líder de la Iglesia Católica Romana, Urbano ejerció un gran poder que usó para promover la cruzada cuando llamó a los miembros de la Iglesia a unirse en la Primera Cruzada. Su famoso discurso en el Concilio de Clermont no solo demostró su poder como Papa, sino que también despertó un gran interés en la Cruzada, más de lo que esperaba.

Una vez que fue testigo del entusiasmo de los cruzados, el papa Urbano II se dio cuenta de que los objetivos de la cruzada, específicamente la reconquista de Jerusalén, podían lograrse. Los historiadores postulan que como resultado de esta recepción positiva, el papado desarrolló objetivos adicionales para la Cruzada, incluida la estabilización y unificación de las relaciones diplomáticas entre las Iglesias orientales y occidentales con el fin de hacer de la Iglesia una fuerza más fuerte en el Este. Algunos historiadores, como Carl Erdmann y Hans Mayer, ven las acciones del Papa Urbano que precedieron a la Primera Cruzada como una justificación para este objetivo más amplio de unificación, mientras que otros, como HEJ Cowdrey y Johnathan Riley-Smith, argumentan que los discursos de Urbano abordaron la reconquista de Jerusalén. como principal objetivo de la Cruzada. Cualesquiera que fueran sus motivos, los antecedentes del Papa Urbano II, su posición como Papa y sus discursos persuasivos crearon un clima de entusiasmo que ayudó a persuadir a los cruzados para que recuperaran Jerusalén.

Las experiencias del Papa Urbano II y los eventos que llevaron al comienzo oficial de la Primera Cruzada ayudaron a dar forma a los motivos y objetivos generales establecidos por el papado. El control papal fue desafiado durante la década de 1080 cuando el arzobispo Wibert de Ravenna se nombró a sí mismo Papa Clemente III (1080-1100) y desafió al papado gregoriano. Con dos Papas activos, el poder de la Iglesia estaba comprometido y era difícil mantener el control. El Papa Gregorio VII (1073-1085) se vio obligado a exiliarse a Salerno, Italia. Clemente siguió siendo el antipapa durante todo el reinado de Urbano II y ocupó Roma durante la mayor parte del pontificado de Urbano. Urban, sin embargo, a menudo viajaba fuera de Italia para asegurar sus relaciones con iglesias y comunidades. De esta manera, se mantuvo conectado con muchas áreas de Europa y ayudó a crear estabilidad y control para la Iglesia y el papado.


Ver el vídeo: Línea Maginot. La invencible fortaleza francesa a la que Hitler NO LE TUVO PIEDAD! (Noviembre 2021).