Noticias

Estados Unidos invade Granada

Estados Unidos invade Granada


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El presidente Ronald Reagan, citando la amenaza que representa el régimen marxista de esa nación para los ciudadanos estadounidenses en la nación caribeña de Granada, ordena a los marines invadir y garantizar su seguridad. En ese momento había casi 1.000 estadounidenses en Granada, muchos de ellos estudiantes de la escuela de medicina de la isla. En poco más de una semana, el gobierno de Granada fue derrocado.

La situación en Granada había preocupado a los funcionarios estadounidenses desde 1979, cuando el izquierdista Maurice Bishop tomó el poder y comenzó a desarrollar estrechas relaciones con Cuba. En 1983, otro marxista, Bernard Coard, hizo asesinar a Bishop y tomó el control del gobierno. Los manifestantes se enfrentaron al nuevo gobierno y la violencia se intensificó. Citando el peligro para los ciudadanos estadounidenses en Granada, Reagan ordenó que casi 2.000 soldados estadounidenses ingresaran a la isla, donde pronto se encontraron enfrentando la oposición de las fuerzas armadas de Granada y grupos de ingenieros militares cubanos, en Granada para reparar y ampliar el aeropuerto de la isla.

El hecho de que las fuerzas estadounidenses tuvieran que depender de una inteligencia mínima sobre la situación no ayudó a las cosas. (Los mapas utilizados por muchos de ellos eran, de hecho, mapas turísticos antiguos de la isla). Reagan ordenó que ingresaran más tropas y, cuando terminó la lucha, casi 6.000 soldados estadounidenses estaban en Granada. Casi 20 de estos soldados murieron y más de un centenar resultaron heridos; más de 60 soldados de Granada y Cuba murieron. El gobierno de Coard colapsó y fue reemplazado por uno aceptable para Estados Unidos.

Varios estadounidenses se mostraron escépticos sobre la defensa de Reagan de la invasión, y señalaron que tuvo lugar pocos días después de que una desastrosa explosión en una instalación militar estadounidense en el Líbano mató a más de 240 soldados estadounidenses, lo que cuestionó el uso de la fuerza militar para lograr los objetivos estadounidenses. Sin embargo, la administración Reagan reclamó una gran victoria, calificándola como el primer "retroceso" de la influencia comunista desde el comienzo de la Guerra Fría.


Operación Furia Urgente: La invasión estadounidense de Granada en 1983

En 1983, la Guerra Fría fue bastante caliente: Ronald Reagan fue elegido presidente de los Estados Unidos y las relaciones entre Oriente y Occidente se deterioraron. En 1983, el mundo volvió a sentir el temor de una guerra nuclear total, como durante la Crisis de los Misiles en Cuba en 1962.

Reagan enfatizó el surgimiento y la influencia de la alianza cubano-soviética, ya que numerosos grupos guerrilleros de izquierda y golpes militares comenzaron a aparecer por toda América Latina y el Caribe. El 25 de octubre de 1983, Estados Unidos junto con sus aliados de las Fuerzas de Defensa del Caribe Oriental invadieron Granada, en respuesta al golpe de Estado que ocurrió solo nueve días antes.

La situación estaba en ebullición, ya que la invasión de Granada tuvo lugar solo dos días después del atentado del cuartel de Beirut en 1983, que se cobró la vida de 220 infantes de marina estadounidenses, 18 marineros y tres soldados. El ataque se llevó a cabo contra la fuerza conjunta libanesa de mantenimiento de la paz y provocó la muerte adicional de 58 paracaidistas franceses y seis civiles. Pero primero, ¿cuáles son los antecedentes del pequeño estado insular en el Caribe que condujo a la invasión?

El estado de Granada sufrió una gran agitación política desde su declaración de independencia de la Corona británica en 1974. El hombre responsable de su independencia fue Sir Eric Mathew Gairy. Tras ser elegido primer ministro del país por segunda vez, en 1979, la oposición política inició violentos enfrentamientos contra sus seguidores. Una guerra de pandillas se desataba en Granada entre Mongoose Gang (que era el ejército privado de Eric Gairy) y el New Jewel Movement que se oponía a ellos.

El Movimiento Nueva Joya logró sacar a Gairy de su cargo y establecer un gobierno dirigido por Maurice Bishop en 1979. Pero muchos puntos quedaron sin resolver. En 1983, una fracción política dentro del Movimiento Nueva Joya organizó el asesinato de Bishop. Su adjunto, Bernard Coard asumió el papel de primer ministro.

Vista aérea de la aproximación al aeropuerto de Point Salines, tomada durante la Operación FURIA URGENTE.

Estados Unidos reaccionó con una intervención militar, a solicitud de la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECO), así como de las naciones de Barbados y Jamaica. Se hizo evidente que estaba ocurriendo una peligrosa lucha por el poder en el patio trasero de Estados Unidos, y Estados Unidos no podía permitirse otra Cuba.

Estados Unidos justificó la invasión a través de una serie de argumentos, a pesar de que Naciones Unidas, Canadá y Gran Bretaña vieron la acción como una violación sin precedentes del derecho internacional. La principal razón de la disputa fue la forma en que Estados Unidos justificó su decisión de invadir. El Reino Unido y Canadá habían contribuido a la construcción de un aeropuerto en Granada, el Aeropuerto Internacional Point Salines, que los Estados Unidos consideraban una tapadera para una pista de aterrizaje soviético-cubana.

Esta afirmación se vio alimentada por el hecho de que en la construcción participaron trabajadores e ingenieros cubanos. A principios de 1983, el entonces miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Ron Dellums, llevó a cabo una misión de investigación, quien concluyó que el aeródromo se construyó exclusivamente con fines comerciales y que no había una agenda militar oculta detrás de él.

Miembros de la Fuerza de Defensa del Caribe Oriental.

A pesar de las objeciones, Estados Unidos continuó con su plan. Ronald Reagan obtuvo su apoyo en la década de 1980 al advertir al público de la & # 8220 militarización soviético-cubana del Caribe & # 8221 y le dio a la invasión un sentido de importancia global, ya que estaba convencido de que el aeródromo era de hecho una base avanzada soviética para el futura invasión de los Estados Unidos continentales.

Los equipos SEAL de la Marina ya estaban en tierra dos días antes de la invasión, reuniendo información de inteligencia. Debido a la tormenta, cuatro agentes de los SEAL se ahogaron antes de llegar a tierra firme. Los demás se vieron obligados a abortar su misión con información muy limitada sobre las posiciones enemigas.

A la medianoche del 24 de octubre de 1983 se inició una invasión conjunta de la isla. El 1.er Batallón, 75.º Regimiento de Guardabosques despegó de un aeródromo en Estados Unidos en un intento por tomar el control del disputado aeropuerto de Point Salines, con la ayuda de los Navy SEAL-s que ya estaban en tierra. Se lanzaron en paracaídas cerca del aeropuerto, lo tomaron y esperaron a que llegaran los elementos de la Fuerza de Paz del Caribe. Elementos posteriores del 82nd Airborne comenzaron a aterrizar en el aeródromo ahora asegurado.

Una vista del lado derecho aire-aire de un helicóptero AH-1 Cobra disparando su cañón de 20 mm durante una misión en apoyo de la Operación Furia Urgente.

El primer día de la invasión, las fuerzas estadounidenses encontraron una resistencia moderada que incluyó fuego de ametralladora DShK, cañones antiaéreos ZU-23 y APC-s BTR-60, junto con fuego de armas pequeñas por parte de soldados cubanos y granadinos. Además de la presencia militar cubana, existe evidencia que confirma que elementos de los ejércitos soviético, búlgaro, de Alemania Oriental, norcoreano y libio estuvieron involucrados en el conflicto.

Los principales objetivos de la coalición liderada por Estados Unidos eran asegurar a los 233 estudiantes estadounidenses que estaban en Granada en ese momento y liberar al gobernador general Paul Scoon, un político respaldado por Estados Unidos bajo arresto domiciliario en Granada. Su mansión fue asediada por las fuerzas estadounidenses y después de una pequeña escaramuza con el ejército granadino, fue evacuado junto con su familia.

Marines de Estados Unidos en Granada, 3 de noviembre de 1983

Los estudiantes estadounidenses también fueron evacuados con éxito del campus de Grand Anse, después de enfrentar una ligera resistencia. 20 estudiantes adicionales serían rescatados el tercer día de la invasión.

Para el 27 de octubre, prácticamente no había resistencia alguna en la isla. Las fuerzas de la coalición continuaron barriendo la isla, tomándola con cautela, poco a poco. Hubo varios casos de fuego amigo reportados durante la operación. Un ataque aéreo A-7 convocado por un equipo de enlace de fuego naval y aéreo golpeó accidentalmente el puesto de mando de la 2.a Brigada en Grand Anse, hiriendo a 17 soldados, uno de los cuales murió a causa de las heridas.

Otro caso de fuego amigo ocurrió después de que un Blackhawk se estrellara y aterrizara durante una caída. Dos helicópteros detrás de él chocaron con él, matando a tres e hiriendo a cuatro militares estadounidenses. En total, hubo 19 soldados estadounidenses muertos y 116 heridos. Esta fue la primera vez que se utilizaron en combate los helicópteros UH-60A Black Hawk.

Los estudiantes estadounidenses esperan ser evacuados de Granada.

Además de las bajas militares, 24 civiles perdieron la vida durante la invasión, 18 de ellos después de que la Fuerza Aérea de Estados Unidos bombardeó por error un hospital psiquiátrico de Granada.

A pesar de que la invasión resultó ser una sólida demostración de poder, estos incidentes destacaron la falta de una planificación estratégica eficiente y una inteligencia defectuosa en el Ejército de los EE. UU.

Tras la victoria de Estados Unidos, los gobiernos de Estados Unidos y el Caribe reafirmaron rápidamente a la reina Isabel II como gobernante legítima de Granada y reconocieron al gobernador general Paul Scoon como su único representante legal en Granada.


Invasión estadounidense de Granada: éxitos y fracasos

La invasión de Granada por los Estados Unidos comenzó en serio el 25 de octubre de 1983, por orden del presidente Ronald Reagan. La fuerza invasora estaba compuesta por los Batallones Ranger 1 y 2 y la División Aerotransportada 82, junto con otros Marines, Delta Force y Navy SEAL, en total 7.600 soldados provenientes de los Estados Unidos y Jamaica.

Éxitos de Operation Urgent Fury

Sus principales objetivos eran capturar el aeropuerto internacional Point Salines y el aeropuerto Pearls, y rescatar a los estudiantes estadounidenses y al gobernador general Paul Scoon. El 75º Regimiento de Guardabosques recibió la tarea de capturar y asegurar el Aeropuerto Internacional Point Salines, para permitir que la 82ª División Aerotransportada y los refuerzos posteriores aterrizaran sin incidentes. El octavo regimiento de la Infantería de Marina fue asignado a la captura del aeropuerto Pearls y al rescate de los estudiantes estadounidenses en la Universidad de St. George.

Un helicóptero Sikorsky CH-53D Sea Stallion del Cuerpo de Marines de EE. UU. Vuela sobre el suelo cerca de un arma antiaérea soviética ZU-23 antes de recogerlo durante la & # 8220Operation Urgent Fury & # 8221, la invasión estadounidense de Granada en octubre de 1983.

Los SEAL de la Marina de los EE. UU. Habían hecho dos intentos para hacer un poco de reconocimiento dos días antes de la invasión, pero desafortunadamente ambos intentos habían fallado debido a las condiciones climáticas bastante duras y la mala visibilidad, y cuatro SEAL de la Marina se perdieron en los intentos.

A la medianoche del 24 de octubre, los soldados del 75 ° Regimiento de Guardaparques se prepararon para realizar un aterrizaje de asalto aéreo en el Aeropuerto Internacional de Point Salines, pero descubrieron en el aire que la pista estaba bloqueada, por lo que cambiaron de táctica y realizaron aterrizajes en paracaídas.

Una vista aérea de la aproximación al aeropuerto de Point Salines, tomada durante la Operación Furia Urgente.

En el terreno se encontraron con cierta resistencia de las fuerzas cubanas, pero los cubanos fueron superados y los Rangers rápidamente se colocaron en posición, asegurando el aeródromo. La pista fue despejada para aterrizajes de aviones de la 82ª División Aerotransportada y el 325º Regimiento de Infantería, quienes rápidamente llegaron con refuerzos. Pronto, más de un centenar de cubanos en el aeropuerto se rindieron ante una derrota indiscutible.

Los soldados continuaron con su próximo objetivo de asegurar a los estudiantes estadounidenses en la Universidad de St. George, pero se sorprendieron al saber de los 140 estudiantes que consiguieron en True Blue Campus que no todos los estudiantes estadounidenses residían allí. Se informó que los estudiantes restantes estaban en el otro campus en Grand Anse. Los Rangers perdieron un jeep de patrulla en la búsqueda frenética de los estudiantes estadounidenses en el campus de True Blue, y más tarde se descubrió que el jeep había sido emboscado y cuatro de sus Rangers habían muerto. En total, perdieron cinco soldados en el rescate, pero lograron cumplir su objetivo.

Mientras tanto, un grupo de Navy SEAL liderados por el teniente Mike Walsh fueron los primeros en llegar al aeropuerto Pearl. El reconocimiento mostró que el área estaba relativamente desprotegida pero, al mismo tiempo, no era apta para desembarcos anfibios. Esto lo comunicaron al 2º Batallón del 8º Regimiento de Infantería de Marina, que luego aterrizó al sur del Aeropuerto Pearl utilizando helicópteros. Los infantes de marina encontraron una resistencia mínima y lograron capturar el aeropuerto.

Bombardeo de Point Calivigny

En la misión de rescatar al gobernador general Paul Scoon en su mansión en Saint George, Granada, un equipo de los SEAL partió de Barbados, pero no se dio cuenta de que se dirigían hacia una emboscada. Los soldados granadinos ya estaban al tanto de la invasión estadounidense en ese momento, por lo que despejaron la entrada a la mansión para que después de que los SEAL entraran para asegurar al gobernador, quedaran atrapados con él.

Esta situación de asedio se prolongó durante 24 horas en un punto muerto, pero finalmente los marines estadounidenses de la Compañía G de la 22a Unidad de Asalto Marítimo aterrizaron en Grand Mal Bay y rescataron a los SEAL, evacuando al gobernador y su familia el 26 de octubre.

El mismo día, los Rangers estadounidenses del 2. ° Batallón se embarcaron en su próxima misión para rescatar a los estudiantes estadounidenses en Grand Anse. Lanzaron un asalto aéreo desde sus helicópteros y, aunque los guardias del campus intentaron resistir, fueron superados en número y en armas, por lo que finalmente huyeron. Los 233 estudiantes estadounidenses allí fueron evacuados con éxito. Solo un Ranger resultó herido en esta misión, y un helicóptero se estrelló contra una palmera y se perdió.

Helicópteros UH-60A Black Hawk sobre Point Salines. El conflicto vio el primer uso del UH-60 Blackhawk.

La invasión continuó en múltiples frentes y el 27 de octubre quedaba muy poca resistencia por vencer. El 325 ° Regimiento de Infantería hizo otro barrido de Grand Anse y descubrió a otro grupo de veinte estudiantes estadounidenses que se habían perdido el día anterior.

En la ciudad de Ruth Howard, las tropas estadounidenses se encontraron con la resistencia granadina y convocaron un ataque aéreo, pero los disparos impactaron accidentalmente en el puesto de mando de la 2ª Brigada, hiriendo a 17 soldados y matando a uno.

Folleto distribuido durante la invasión por el 9º PSYOP Bn

Mientras tanto, mientras el 2º Batallón del 75º Regimiento de Guardabosques se preparaba para realizar un asalto aéreo para aplastar la última oleada de soldados granadinos en el Cuartel de Calivigny, que estaba a poco más de 3 millas del aeródromo de Point Salines, uno de los helicópteros también se acercó. rápido y se estrelló contra otros dos helicópteros, hiriendo a cuatro soldados y matando a tres.

Finalmente, después de aterrizajes combinados por mar y helicópteros en la isla de Carriacou el 1º de noviembre, el Ejército Revolucionario del Pueblo de Granada se rindió, poniendo fin a la invasión.

Estudiantes estadounidenses que esperan ser evacuados de Granada

Fracasos

La invasión mostró fallas en el sistema de comunicaciones de Estados Unidos. Los soldados fueron enviados a la batalla con poca o ninguna información, y la poca información que tenían puede describirse mejor como una suposición. No tenían suficiente información sobre el terreno, ya que los soldados invasores recibieron mapas turísticos antiguos de Granada que no tenían ningún detalle sobre la topografía y otra información estratégica importante.

Como otro ejemplo, los soldados no sabían que los estudiantes de medicina estadounidenses estaban en realidad en dos campus diferentes que estaban separados por unos treinta minutos. Además, durante una operación en Ruth Howard, un avión de apoyo estadounidense disparó por error y mató a las fuerzas terrestres estadounidenses porque había discrepancias en las coordenadas de ubicación en sus mapas.

Un VA-87 A-7E del USS Independence sobre el aeródromo de Port Salines

Hubo otro incidente durante la operación en el que aviones estadounidenses que apuntaban armas antiaéreas bombardearon involuntariamente un hospital psiquiátrico, matando a 18 personas y aumentando innecesariamente las víctimas civiles. Estos errores ocurrieron en gran parte debido a la falta de inteligencia terrestre verificada.

Estados Unidos sufrió 125 bajas en total, de las cuales 19 murieron y 106 resultaron heridas. Después de la operación, el Departamento de Defensa de EE. UU. (DoD) adoptó la Ley Goldwater-Nicholas que reformuló la estructura de mando del ejército de EE. UU., Lo que hizo algunos de los cambios más importantes en el DoD desde su establecimiento en la Ley de Seguridad Nacional de 1947.

Reunión de Reagan con el Congreso sobre la invasión de Granada en la Sala del Gabinete,

Algunos pueden argumentar que la victoria de Estados Unidos se basó en su abrumador número de soldados en relación con el de la coalición granadina-cubana mal entrenada y no preparada, pero queda bastante claro que la oposición tenía un amplio espacio para prepararse contra la invasión y también habían detallado conocimiento del terreno, los cuales podrían haber sido utilizados en su beneficio.

Soldados del ejército de Estados Unidos, octubre de 1983


La invasión estadounidense de Granada, 1983 - Howard Zinn

El relato del historiador Howard Zinn sobre la invasión estadounidense de la pequeña isla caribeña de Granada, aparentemente para "proteger" a los ciudadanos estadounidenses, pero de hecho para reafirmar el dominio militar y financiero de Estados Unidos sobre la región.

En el otoño de 1982, el presidente Reagan envió a los marines estadounidenses a una situación peligrosa en el Líbano, donde se desataba una guerra civil, ignorando nuevamente los requisitos de la Ley de Poderes de Guerra, como hizo el gobierno con Camboya en el caso de Mayagüez. Al año siguiente, más de doscientos de esos infantes de marina murieron cuando los terroristas hicieron explotar una bomba en sus cuarteles.

Poco después de eso, en octubre de 1983 (algunos analistas concluyeron que se trataba de un clon para desviar la atención del desastre del Líbano), Reagan envió fuerzas estadounidenses para invadir la pequeña isla caribeña de Granada. Nuevamente, se notificó al Congreso, pero no se consultó. Las razones dadas al pueblo estadounidense para esta invasión (oficialmente llamada Operación Furia Urgente) fueron que un reciente golpe de Estado que había tenido lugar en Granada puso en peligro a ciudadanos estadounidenses (estudiantes de una facultad de medicina de la isla) y que Estados Unidos había recibido una solicitud urgente de la Organización de Estados del Caribe Oriental para intervenir.

Un artículo inusualmente señalado en el New York Times el 29 de octubre de 1983 por el corresponsal Bernard Gwertzman demolió esas razones:

La solicitud formal de que EE. UU. Y otros países amigos brinden ayuda militar fue realizada por la Organización de Estados del Caribe Oriental el domingo pasado a solicitud de los Estados Unidos, que quería demostrar que se le había solicitado actuar en los términos de ese tratado grupal y rsquos. . Sin embargo, la redacción de la solicitud formal fue redactada en Washington y transmitida a los líderes caribeños por emisarios estadounidenses especiales.

Tanto Cuba como Granada, cuando vieron que los barcos estadounidenses se dirigían a Granada, enviaron mensajes urgentes prometiendo que los estudiantes estadounidenses estaban a salvo e instando a que no ocurriera una invasión. reconoció que no había ninguna inclinación a tratar de negociar con las autoridades granadinas y Hellip & ldquoLlegamos justo a tiempo & rdquo, dijo el presidente. Un punto importante en la disputa es si, de hecho, los estadounidenses en la isla estaban en tal peligro que justificaran una invasión. Ningún funcionario ha presentado pruebas firmes de que los estadounidenses estaban siendo maltratados o de que no podrían irse si quisieran.

La verdadera razón de la invasión, dijo un alto funcionario estadounidense a Gwertzman, era que Estados Unidos debería demostrar (decidido a superar la sensación de derrota en Vietnam) que era una nación verdaderamente poderosa: & ldquo¿De qué sirven las maniobras y las demostraciones de fuerza, si nunca lo usas? & rdquo

La conexión entre la intervención militar estadounidense y la promoción de la empresa capitalista siempre había sido especialmente burda en el Caribe. En cuanto a Granada, un artículo en el Wall Street Journal ocho años después de la invasión militar (29 de octubre de 1991) hablaba de una "invasión de bancos" y señalaba que St. George & rsquos, la capital de Granada, con 7.500 personas, tenía 118 bancos extraterritoriales. uno por cada 64 habitantes. & ldquoSt. George & rsquos se ha convertido en la Casablanca del Caribe, un paraíso de rápido crecimiento para el lavado de dinero, la evasión de impuestos y una variedad de fraudes financieros & hellip & quot

Después de un estudio de varias intervenciones militares estadounidenses, el politólogo Stephen Shalom (coartadas imperiales) concluyó que la gente de los países invadidos murió y no fue para salvar a ciudadanos estadounidenses, que habrían estado mucho más seguros sin la intervención de Estados Unidos, pero para que Washington pudiera dejar en claro que gobernó el Caribe y que estaba dispuesto a participar en un paroxismo de violencia para hacer cumplir su voluntad. & rdquo Continuó:

Ha habido algunos casos en los que los ciudadanos estadounidenses estaban realmente en peligro: por ejemplo, las cuatro religiosas que fueron asesinadas por escuadrones de la muerte patrocinados por el gobierno en El Salvador en 1980. Pero no hubo intervención de Estados Unidos allí, ni desembarcos de los marines, ni bombardeos de protección. . En cambio, Washington respaldó al régimen de escuadrones de la muerte con ayuda militar y económica, entrenamiento militar, intercambio de inteligencia y apoyo diplomático. La historia en Panamá, Nicaragua, Guatemala y el sudeste asiático fue trágicamente similar.


Este artículo fue tomado de Howard Zinn & rsquos excelente Historia del Pueblo de los Estados Unidos. Le recomendamos encarecidamente que compre A People's History of the United States ahora. OCR por Linda Towlson y ligeramente editado por libcom - ortografía de EE. UU. A Reino Unido, detalles adicionales, aclaraciones y enlaces agregados .


La invasión de Granada se planificó utilizando un mapa turístico

Piense en ello como "improvisar, adaptarse, superar" a gran escala estratégica.

Cuando se supo que las tropas del Ejército de los EE. UU. Se enviarían poco después de que el grupo terrorista islámico Hezbollah destruyera el cuartel de la Infantería de Marina de los EE. UU. En Beirut el 23 de octubre de 1983, matando a 241 miembros del servicio, los líderes militares asumieron que estaban invadiendo el Líbano.

Pero pronto se enteraron de que la "Operación Furia Urgente" significaba una invasión estadounidense de Granada, una pequeña isla caribeña escondida entre Puerto Rico y Venezuela. Se vieron obligados a girar.

El ejército estadounidense sabía tan poco sobre el país que tuvo que planificar la invasión utilizando mapas que normalmente se venden a los turistas.

Granada se había independizado del Reino Unido nueve años antes. En ese momento, nadie imaginó que podría terminar como el área de preparación para las operaciones militares soviéticas en el hemisferio occidental.

La independencia de Granada no trajo unidad y paz a las calles. Hubo un malestar generalizado en la nación isleña después de que el Reino Unido concediera su independencia, y el primer gobierno fue derrocado por el dictador marxista-leninista Maurice Bishop.

Después de que asumió el poder, la relación del país con la Cuba comunista se hizo más estrecha. Sin embargo, Bishop hizo propuestas amistosas a los Estados Unidos, lo que resultaría ser parte de su caída.

Poco después de que Bishop asumiera el poder, el gobierno cubano lo ayudó a construir un gran aeródromo en Granada, un proyecto que llamó mucho la atención, especialmente en Washington. El aeropuerto de Port Salines, en el extremo sur de la isla, tenía pistas de aterrizaje lo suficientemente grandes como para soportar el avión más grande de la Unión Soviética.

Parece extraño suponer que un aeropuerto diseñado por una empresa canadiense en una pequeña isla sería objeto de sospecha para las potencias occidentales, pero la inteligencia estadounidense lo consideró de inmediato una amenaza para la seguridad nacional.

Luego, Bishop fue perseguido y ejecutado por una facción de línea dura de su propio partido el 19 de octubre de 1983. Para los vecinos democráticos de la isla y el presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, eso fue demasiado.

Reagan tenía otras razones para preocuparse por Granada. A raíz del sangriento golpe, se sabía que 600 estudiantes de medicina estadounidenses estaban en la isla. Con el recuerdo de la crisis de rehenes de Irán aún fresco, quería asegurarse de que no hubiera repeticiones.

El ejército de los Estados Unidos sabía muy poco sobre la isla o su geografía. Según "The US Invasion of Grenada: Legacy of a Flawed Victory" del autor Philip Kukielski, el personal del ejército tuvo que ir al centro de Fayetteville, Carolina del Norte, para comprar mapas turísticos de la isla para que los planificadores pudieran delinear la invasión después de dibujar una referencia de cuadrícula militar. líneas sobre ellos. Se entregaron fotocopias de los mapas a las tropas después de las coordenadas e incluso el aeropuerto se dibujó a mano en ellas.

Estos planificadores de la guerra antes de Internet también tuvieron que comprar números de "The Economist" para poder obtener algún tipo de inteligencia sobre el país.

Invadir Granada, un país comunista, no estuvo exento de riesgos. El gobierno fue apoyado por el rival de la Guerra Fría de Estados Unidos, la Unión Soviética y sus aliados. Las tropas cubanas ya estaban estacionadas en la isla. Pero al final, nadie venía a ayudar al nuevo gobierno granadino.

El obispo asesinado y el dictador cubano Fidel Castro habían sido más que aliados políticos: eran amigos. Y Moscú no estaba dispuesto a arriesgarse a la Tercera Guerra Mundial por una isla sin valor estratégico.

Con la excepción de un puñado de "ciudadanos soldados" cubanos y algunos asesores del Bloque del Este, Granada estaba bastante sola contra Estados Unidos.

Y el ejército estadounidense, todavía dolido por la fallida operación "Desert One" para rescatar a los rehenes en Irán, así como por el persistente espectro de Vietnam, estaba listo para una rápida demostración de fuerza.

Operation Urgent Fury fue más o menos como enfrentar a los Harlem Globetrotters contra un equipo de secundaria.

Los Navy SEAL reconocieron Port Salines con controladores de combate de la Fuerza Aérea. El 75º Regimiento de Guardabosques llevó a cabo un asalto aéreo para capturar el aeropuerto recién construido y los cañones antiaéreos y neutralizar a las fuerzas especiales cubanas. La Fuerza Delta del Ejército de los EE. UU. Ayudó a liberar a los prisioneros políticos, mientras que los Marines de los EE. UU. Hicieron un desembarco anfibio en el otro lado de la isla para aliviar la presión sobre los SEAL.

Ese fue solo el primer día.

El 82nd Airborne aterrizó para asegurar el perímetro del aeródromo y rescatar a los estudiantes de medicina, mientras la infantería del Ejército luchaba por capturar el principal recinto cubano en la isla. Los infantes de marina y los soldados acumularon cualquier resistencia restante en las costas cuando los últimos defensores de la isla desertaron o se rindieron.

A pesar de su abrumador éxito, la invasión no estuvo exenta de fallas. Aparte de la falta de capacidad de planificación e inteligencia, los problemas de comunicación entre los servicios eran evidentes. Las misiones de artillería, disparos navales y de apoyo aéreo cercano mataron a las fuerzas amigas durante los tres días de la invasión.

Otros problemas incluyeron a los SEAL de la Armada que se perdieron en el mar, que dejaron atrás a los Rangers del Ejército y una falta general de coordinación entre las fuerzas.

El resultado fue la Ley Goldwater-Nichols, que reorganizó el Departamento de Defensa y las fuerzas militares, racionalizando la cadena de mando.

En lugar de que los jefes de servicio reporten de forma independiente al secretario de defensa, el Estado Mayor Conjunto ahora reporta a través del presidente o un comandante combatiente unificado.


Número # 3 HISTORIA: Invasión de Granada por los Estados Unidos (1983)

Granada es una isla del Caribe conocida por producir nuez moscada.

Granada estuvo poblada por nativos caribes hasta que los franceses tomaron el control en 1649.

Granada estuvo bajo el dominio francés desde 1649 hasta 1763.

Granada estuvo bajo el dominio británico desde 1763 hasta 1974.

1974 = El dominio británico termina oficialmente y Granada se convierte en una nación independiente. Granada permanece en la Commonwealth of Nations británica con el Monarca británico como Jefe de Estado representado en la isla por un Gobernador General británico.

1974 = El Partido Laborista de Granada ganó las últimas elecciones y su líder Eric Gairy se convierte en el primer Primer Ministro. El principal partido de la oposición se convierte en el Movimiento Marxista Nueva Joya.

Revolución de 1979 = Mientras el Primer Ministro Gairy estaba fuera del país para dirigirse a las Naciones Unidas, el Movimiento Marxista Nueva Joya se hizo cargo del gobierno a través de una revolución. El líder marxista, Maurice Bishop, se convirtió en dictador. Un dictador popular que intentó hacer negocios tanto con las naciones occidentales como con la Unión Soviética. El obispo mantuvo a Granada en la Commonwealth británica y el gobernador general permaneció en su lugar.

General Hudson Austin = líder y general del Ejército Revolucionario Popular de Granada. Se convierte en líder del Golpe de Estado de 1983.

El general Austin quería que Granada cortara los lazos con Occidente y solo se asociara con las naciones comunistas.

Bernard Coard = Viceprimer Ministro bajo Maurice Bishop, originalmente lideró el Golpe pero fue reemplazado por Hudson Austin

1983 Coup = Coard pone a Bishop bajo arresto domiciliario y es apoyado por Austin. Bishop es ejecutado junto con otros altos funcionarios del gobierno.

Después de la ejecución de Bishop, el gobernador general británico en la isla apela a Estados Unidos y al sistema de seguridad regional.

Sistema de seguridad regional = Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Granada, Saint Kitts y Nevis, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas.

600 estudiantes de medicina estadounidenses se encuentran en la isla cuando comienza el golpe.

La invasión estadounidense comenzó el 25 de octubre de 1983 y se denominó Operación Furia Urgente.

El objetivo de la fuerza de invasión es rescatar a los estudiantes de medicina y capturar a los líderes del gobierno.

La fuerza de defensa del general Austin incluía 1.200 soldados de Granada y 780 soldados cubanos al mando del coronel Pedro Tortolo.

La mayoría de las tropas cubanas eran trabajadores de la construcción que trabajaban en el aeropuerto, pero también fueron entrenados como soldados.

La fuerza de invasión estadounidense incluyó a 7.300 tropas estadounidenses y 353 tropas del Sistema de Seguridad Regional.

La invasión duró 8 días y todos los combates principales terminaron el segundo día.

Los defensores estaban completamente abrumados por la fuerza de invasión y la resistencia se derrumbó rápidamente.

Día 1 = más de la mitad de los estudiantes de medicina rescatados, el general Austin capturado junto con sus principales funcionarios, el aeropuerto capturado, el gobernador general es rescatado.

Día 2 = los estudiantes de medicina restantes rescatados, las principales fuerzas cubanas se rinden.

19 soldados estadounidenses muertos, 116 heridos

45 soldados de Granada muertos, 337 heridos

25 efectivos cubanos muertos, 59 heridos

La invasión estadounidense violó el derecho internacional según la Asamblea General de la ONU. La acción de la ONU contra Estados Unidos fue vetada por Estados Unidos en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Desde la invasión estadounidense, Granada ha sido una democracia con gobiernos centristas.

Granada 17 = Las 17 personas condenadas por la muerte de Maurice Bishop. Desde entonces, todos han sido liberados de prisión, incluidos Bernard Coard y Hudson Austin.

El 25 de octubre es un feriado nacional en Granada conocido como Día de Acción de Gracias en conmemoración de la invasión estadounidense.


Establecimiento de relaciones diplomáticas, 1974.

Las relaciones diplomáticas se establecieron el 29 de noviembre de 1974, cuando la embajadora de Granada, Marie J. McIntyre, presentó sus cartas credenciales al presidente Gerald R. Ford.

Establecimiento de la Misión Diplomática Estadounidense en Granada, 1975.

Una misión diplomática estadounidense en Granada se estableció el 25 de febrero de 1975, cuando el embajador Theodore R. Britton presentó la suya en St. George's, Granada. También fue embajador en Barbados y residió en Bridgetown.

Establecimiento de la Embajada de Estados Unidos en Granada, 1984.

La Embajada de Estados Unidos en St. George se estableció el 2 de febrero de 1984, con Charles A. Gillespie como Encargado de Negocios interino. El Embajador de los Estados Unidos en Granada reside en Bridgetown, Barbados y la Embajada en Granada cuenta con un Encargado de Negocios que informa al Embajador en Bridgetown.


The island has equable temperatures, varying with altitude and averaging 82 °F (28 °C). Rainfall is adequate, except in the Point Salines area in the southwest it varies from an average of 60 inches (1,500 mm) in coastal districts to more than 150 inches (3810 mm) in the mountainous regions. The rainy season lasts from June to December. November is the wettest month, but showers occur frequently during the other months. Grenada lies south of the usual track of hurricanes, but when they do occur, as in 1955, 1979, and 1980, they often cause extensive damage.

The island is verdant, with a year-round growing season and a wide variety of tropical fruits, flowering shrubs, and ferns. There are also forests of teak, mahogany, saman (known as the rain tree), and blue mahoe (a strong-fibred tree) in the interior.

The animal life is varied and includes such wild animals as the mona monkey (a small, long-tailed, West African species that was introduced by slaves), the manicou (a species of opossum), the agouti (a rabbit-sized rodent, which is brown or grizzled in colour), the iguana, the mongoose, and a variety of turtles and land crabs.


The Reagan Administration and Lebanon, 1981–1984

From 1981 onward, the Reagan administration feared that conflict between Lebanese factions backed by Syria and Israel, along with clashes between Israel and the Palestine Liberation Organization (PLO), could escalate into an Arab-Israeli war. Yet American policymakers differed over how to prevent such a conflict, especially over whether to commit troops for that purpose. Following Israel’s 1982 invasion of Lebanon, the advocates of military intervention won out. But by 1984, terrorist attacks, a lack of diplomatic progress, and congressional opposition led President Ronald Reagan to withdraw U.S. forces from Lebanon.

In April 1981, the Israeli Air Force attacked Syrian forces in Lebanon to prevent them from seizing the strategic Sannin ridge. Syria responded by deploying surface-to-air missiles into the Biqa‘ Valley, threatening Israel’s ability to monitor PLO forces in Lebanon. To avert war, Reagan sent emissary Philip Habib to the Middle East, but he failed to persuade the Syrians to withdraw the missiles. When fighting escalated between Israel and the PLO that July, the Reagan administration feared that Israel would invade Lebanon. Ultimately, Habib managed to negotiate a de facto ceasefire between Israel and the PLO.

The ceasefire, however, merely postponed a larger crisis. The Lebanese remained at odds, Syria refused to withdraw its missiles, and Israel chafed under the restrictions of the ceasefire, which allowed the PLO to strengthen itself and did not prevent terrorist attacks from the West Bank and Gaza Strip or against Israeli and Jewish targets in Europe. In London on June 3, 1982, Palestinian assailants shot Shlomo Argov, Israel’s ambassador to the United Kingdom. The Israel Defense Forces (IDF) invaded Lebanon on June 6.

The Reagan administration was divided over how to respond to Israel’s invasion. Secretary of State Alexander Haig argued that the United States should not pressure Israel to withdraw without demanding that the PLO and Syria do likewise. Secretary of Defense Caspar Weinberger , Vice President George Bush , and National Security Advisor William Clark wanted the IDF to withdraw immediately and to sanction Israel if they did not. The debate sharpened when the IDF destroyed Syria’s missiles in the Biqa‘ on June 9, raising the specter of a wider war. President Reagan sent Habib to Israel to demand a ceasefire. The IDF halted its advance into the Biqa‘ but continued to the outskirts of PLO-controlled West Beirut.

With the Israeli-Syrian confrontation defused, Reagan adopted Haig’s strategy of helping the Lebanese Government take over West Beirut, then negotiating Israeli and Syrian withdrawal. By July, the PLO informed Habib that they would leave Beirut if an international force deployed to protect Palestinian civilians. Against Weinberger’s advice, Reagan agreed to contribute Marines to a multinational force (MNF), alongside French and Italian troops. However, the Palestinian withdrawal did not begin until August 21. The United States could not convince any Arab country to receive all PLO fighters from Beirut they were ultimately dispersed to several states. Initially, the Israelis refused to let the MNF deploy until the PLO left, instead intensifying their attacks on Beirut. The PLO completed its withdrawal by September 1. Though the MNF was supposed to remain for thirty days, Weinberger announced that the Marines would leave on September 10.

On September 14, Lebanese President-elect Bashir Gemayel , whose election had been backed by the Israelis, was assassinated. Citing a need to prevent civil disorder, the IDF entered West Beirut. By September 18, it became clear that the Israelis had allowed Maronite militiamen to enter the Sabra and Shatilla camps and massacre Palestinian civilians. An international outcry ensued, and Reagan decided to commit Marines to a new MNF. On October 28, Reagan signed National Security Decision Directive (NSDD) 64, calling for the United States to work toward the withdrawal of foreign forces from Lebanon, help rebuild the Lebanese Army, and contribute to an expanded MNF if necessary. In April–May 1983, Secretary of State George Shultz helped Israel and Lebanon negotiate an agreement that ended the hostilities between the two countries and provided a basis for normal relations once Israel withdrew. For Israel to withdraw, however, Syrian and Palestinian forces would also need to leave Lebanon.

The Israeli-Lebanese agreement was opposed by Syrian President Hafiz al-Asad , who claimed that it would enable Israel to dominate Lebanon. Asad refused to remove his troops and encouraged Lebanese opposition to President Amin Gemayel . Meanwhile, the Israelis, facing guerilla attacks in the Shuf, decided that they would unilaterally withdraw from the area.

The Reagan administration feared that an Israeli pullback could lead to the partition of Lebanon and expose the MNF to shelling from the Shuf. New emissary Robert McFarlane attempted to soften Syria’s position, delay Israeli withdrawal, and help Gemayel and his opponents reconcile, but without success. The IDF pulled back on September 3, and fighting erupted between Maronite Lebanese Forces and pro-Syrian militias led by Walid Jumblatt’s Popular Socialist Party. To prevent Lebanese troops from intervening, Jumblatt and his allies attacked them as well, leading McFarlane to warn that they might reach Beirut and topple Gemayel’s government.


The US invasion of Grenada, 1983 - Howard Zinn

Historian Howard Zinn's account of the American invasion of the small Caribbean island of Grenada, ostensibly to 'protect' US citizens, but in fact to re-assert US military and financial dominance over the region.

In the autumn of 1982, President Reagan sent American marines into a dangerous situation in Lebanon, where a civil war was raging, again ignoring the requirements of the War Powers Act as the government did with Cambodia in the Mayaguez affair. The following year, over two hundred of those marines were killed when a bomb was exploded in their barracks by terrorists.

Shortly after that, in October 1983 (with some analysts concluding this was clone to take attention away from the Lebanon disaster), Reagan sent US forces to invade the tiny Caribbean island of Grenada. Again, Congress was notified, but not consulted. The reasons given to the American people for this invasion (officially called Operation Urgent Fury) were that a recent coup that had taken place in Grenada put American citizens (students at a medical school on the island) in danger and that the United States had received an urgent request from the Organisation of Eastern Caribbean States to intervene.

An unusually pointed article in the New York Times on October 29, 1983, by correspondent Bernard Gwertzman demolished those reasons:

The formal request that the U.S. and other friendly countries provide military help was made by the Organisation of Eastern Caribbean States last Sunday at the request of the United States, which wanted to show proof that it had been requested to act under terms of that group&rsquos treaty. The wording of the formal request, however, was drafted in Washington and conveyed to the Caribbean leaders by special American emissaries.

Both Cuba and Grenada, when they saw that American ships were heading for Grenada, sent urgent messages promising that American students were safe and urging that an invasion not occur&hellip There is no indication that the Administration made a determined effort to evacuate the Americans peacefully&hellip Officials have acknowledged that there was no inclination to try to negotiate with the Grenadian authorities&hellip &ldquoWe got there just in time,&rdquo the President said. A major point in the dispute is whether in fact the Americans on the island were in such danger as to warrant an invasion. No official has produced firm evidence that the Americans were being mistreated or that they would not be able to leave if they wanted.

The real reason for the invasion, one high American official told Gwertzman, was that the United States should show (determined to overcome the sense of defeat in Vietnam) that it was a truly powerful nation: &ldquoWhat good are manoeuvres and shows of force, if you never use it?&rdquo

The connection between U.S. military intervention and the promotion of capitalist enterprise had always been especially crass in the Caribbean. As for Grenada, an article in the Wall Street Journal eight years after the military invasion (October 29, 1991) spoke of &ldquoan invasion of banks&rdquo and noted that St. George&rsquos, the capital of Grenada, with 7,500 people, had 118 offshore banks, one for every 64 residents. &ldquoSt. George&rsquos has become the Casablanca of the Caribbean, a fast-growing haven for money laundering, tax evasion and assorted financial fraud&hellip"

After a study of various U.S. military interventions, political scientist Stephen Shalom (imperial Alibis) concluded that people in the invaded countries died &ldquonot to save U.S. nationals, who would have been far safer without U.S. intervention, but so that Washington might make clear that it ruled the Caribbean and that it was prepared to engage in a paroxysm of violence to enforce its will.&rdquo He continued:

There have been some cases where American citizens were truly in danger: for example, the four churchwomen who were killed by government- sponsored death squads in El Salvador in 1980. But there was no U.S. intervention there, no Marine landings, no protective bombing raids. Instead Washington backed the death squad regime with military and economic aid, military training, intelligence sharing, and diplomatic support. The story in Panama, Nicaragua, Guatemala and South East Asia was tragically similar.


This article was taken from Howard Zinn&rsquos excellent A People's History of the United States. We heartily recommend you buy A People's History of the United States now. OCRed by Linda Towlson and lightly edited by libcom - US to UK spelling, additional details, clarifications and links added .


Ver el vídeo: Se perpetró un 25 de octubre la invasión militar de. a Granada (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Ahiga

    Estoy listo para volver a leer el artículo nuevamente. Buen material y escrito simplemente! Eso es lo que necesitas.

  2. Goltizil

    Rechacé esa idea :)

  3. Haywood

    Puedo sugerirle que vaya al sitio, donde hay mucha información sobre el tema que le interesa.



Escribe un mensaje