Noticias

¿Cómo entraron los ladrones a las pirámides de Egipto?

¿Cómo entraron los ladrones a las pirámides de Egipto?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

He oído que se supone que la mayoría de los tesoros de las pirámides fueron robados por ladrones posteriores. Me pregunto cuál fue su método para entrar.

¿No fue sellada la pirámide después de la muerte del faraón? ¿Rompieron las piedras para entrar o utilizaron conductos de ventilación para entrar? ¿Podrían tener algún tipo de esquema de construcción de la pirámide? ¿Alguien custodiaba las pirámides?

¿Hay alguna fuente que cubra eso?


Generalmente, los ladrones ingresaban a las pirámides a través de túneles. Varios de estos túneles aún sobreviven, como el que se usó para ingresar a la Pirámide de Senusret III en Dahshur.

Se cree que los ladrones probablemente fueron algunas de las mismas personas que construyeron las pirámides, ya que sabían dónde estaban las cámaras dentro de las pirámides.

Los túneles no se construyeron con conductos de ventilación como tales. Aunque hay algunos ejes muy estrechos cuya función sigue siendo desconocida en varias pirámides, estos son demasiado pequeños para permitir que una persona entre en la pirámide.

Cada pirámide tenía un templo mortuorio asociado. Los sacerdotes, y otros que trabajaban en estos templos, probablemente también habrían actuado como guardias de la pirámide.


Un buen libro reciente sobre las pirámides egipcias es The Complete Pyramids, de Mark Lehner, quien actualmente está a cargo del Proyecto de Mapeo de la Meseta de Giza. Este libro cubre la historia, la construcción y el uso de todas las pirámides principales del antiguo Egipto con cierto detalle.


¿Cómo entraron los ladrones a las pirámides de Egipto? - Historia

Parte de la historia más antigua de la Pirámide proviene de un griego, el historiador y viajero Herodoto de Halicanaso. Visitó Egipto alrededor del 450 a. C. e incluyó una descripción de la Gran Pirámide en un libro de historia que escribió. Sus guías egipcios le dijeron a Herodoto que una fuerza de 100.000 esclavos oprimidos tardó veinte años en construir la pirámide (con otros diez años para construir una calzada de piedra que la conectara con un templo en el valle de abajo). Las piedras se colocaron en posición mediante el uso de inmensas máquinas. El propósito de la estructura, según las fuentes de Herodoto, era como una tumba para el faraón Keops (a quien los griegos llamaban Keops).

Herodoto, un griego de la democrática ciudad de Atenas, probablemente encontró la idea de que un solo hombre empleara una riqueza y un esfuerzo tan asombrosos en su tumba como un increíble acto de egoísmo. Informó que incluso miles de años después, los egipcios todavía odiaban a Keops por la carga que había puesto sobre la gente y apenas podían atreverse a pronunciar su nombre.

Las tres grandes pirámides de Giza: de izquierda a derecha, Menkaure, Khafre, Khufu. La pirámide lejana es la "Gran Pirámide" y la estructura más grande del sitio. El del medio puede parecer más grande, pero solo porque está construido en un terreno más alto.

Sin embargo, los súbditos egipcios contemporáneos de Keops pueden haber visto la gran pirámide bajo una luz diferente. Para ellos, el faraón no era solo un rey, sino un dios viviente que vinculaba sus vidas con las de los inmortales. La pirámide, como una tumba eterna para el cuerpo del faraón, puede haber ofrecido a la gente la seguridad de su continua influencia sobre los dioses. La pirámide no era solo un símbolo del poder real, sino un vínculo visible entre la tierra y el cielo.

De hecho, muchas de las historias que nos cuenta Herodoto son probablemente falsas. Los ingenieros calculan que se necesitaron menos hombres y menos años de los que sugiere Herodoto para construir la estructura. También parece poco probable que se necesitaran esclavos o máquinas complicadas para la construcción de la pirámide. Sin embargo, no es sorprendente que el historiador griego se equivocara. Cuando visitó el sitio, la estructura ya tenía 20 siglos de antigüedad y gran parte de la verdad sobre ella estaba envuelta en las brumas de la historia.

Ciertamente, la idea de que era una tumba de un faraón parece estar en consonancia con las prácticas egipcias. Durante muchos siglos antes y después de la construcción de la Gran Pirámide, los egipcios habían enterrado a sus faraones-reyes muertos, a quienes creían que eran dioses vivientes, en intrincadas tumbas. Algunas eran estructuras sobre el suelo, como la pirámide, otras estaban excavadas en la roca bajo tierra. Todos los líderes muertos estaban equipados con las muchas cosas que se creía que necesitarían en el más allá. Muchos fueron enterrados con tesoros incalculables.

El complejo de Giza como se veía en 1904 desde el globo de Eduard Spelterini.

Si visitáramos la ubicación de la gran pirámide cuando recién se terminó, se vería muy diferente de lo que vemos hoy. Originalmente, la pirámide en sí estaba revestida de piedra caliza blanca muy pulida con una superficie lisa que ahora ha desaparecido. En la parte superior de la estructura habría habido una piedra angular, que ahora también falta. Algunas fuentes sugieren que la piedra angular podría haber estado revestida de oro. Entre la piedra caliza blanca y el gorro dorado, la pirámide habría tenido una vista impresionante brillando bajo el brillante sol egipcio.

Alrededor de la base de la gran pirámide había cuatro pirámides más pequeñas, tres de las cuales aún se mantienen en pie. En el lado este de la pirámide se encontraba un templo funerario ahora desaparecido. Corriendo colina abajo hacia el valle había una calzada de piedra, que unía el templo funerario con un templo en el valle. Alrededor de la pirámide había seis pozos en forma de barco que pueden haber contenido los cascos de los barcos que pertenecieron al faraón. Partes de uno de estos se han encontrado y reconstruido en un barco de 147 pies de largo que hoy está encerrado junto a la pirámide en su propio museo.

Las otras dos grandes pirámides de Giza, la Pirámide de Khafre (el hijo de Keops) y la Pirámide de Menkaure aún no se habían construido, por lo que la pirámide de Khufu y sus estructuras asociadas estaban solas, aunque rodeadas por las viviendas y las tumbas de muchos de los que ayudaron a construirlo.

Una sección transversal de la Gran Pirámide que muestra los pasillos. (Derechos de autor Lee Krystek 1997)

Incluso en la antigüedad, los ladrones que irrumpían en los lugares sagrados de enterramiento eran un problema importante y los arquitectos egipcios se volvieron expertos en diseñar soluciones a este problema. Construyeron pasillos que podían taparse con bloques de granito infranqueables, crearon habitaciones secretas y ocultas e hicieron cámaras señuelo. Sin embargo, no importa cuán inteligentes se volvieran los diseñadores, los ladrones parecían ser aún más inteligentes y, casi sin excepciones, cada una de las grandes tumbas de los reyes egipcios fue saqueada.

En 820 d.C., el califa árabe Abdullah Al Manum decidió hacer su propia búsqueda del tesoro de Keops. Reunió a un grupo de trabajadores y, al no poder encontrar la ubicación de una supuesta puerta secreta, comenzó a excavar en el costado del monumento. Después de treinta metros de camino duro, estaban a punto de darse por vencidos cuando oyeron un fuerte eco en el interior de la pirámide. Excavando en la dirección del sonido, pronto llegaron a un pasadizo que descendía hasta el corazón de la estructura. En el suelo había un gran bloque que se había caído del techo, aparentemente causando el ruido que habían escuchado. De vuelta al comienzo del pasillo, encontraron la puerta secreta con bisagras al exterior que habían pasado por alto.

Avanzando por el pasaje, pronto se encontraron en las profundidades de la piedra natural debajo de la pirámide. El corredor dejó de descender y se volvió horizontal por unos 50 pies, luego terminó en una pared en blanco. Un pozo se extendía hacia abajo desde allí por unos 30 pies, pero estaba vacío. Cuando los trabajadores examinaron el bloque caído, notaron un gran tapón de granito encima. Cortando a través de la piedra más blanda a su alrededor, encontraron otro pasadizo que se extendía hasta el corazón de la pirámide. Mientras seguían este corredor hacia arriba, encontraron varios bloques de granito más cerrando el túnel. En cada caso, cortaron a su alrededor excavando a través de la piedra caliza más blanda de las paredes. Finalmente, se encontraron en un pasaje horizontal bajo que conducía a una habitación pequeña, cuadrada y vacía. Esto se conoció como la "Cámara de la Reina", aunque parece poco probable que alguna vez cumpliera esa función.

La entrada secreta perdida por los hombres del Califa cuando buscaban un tesoro. (Cortesía de Olaf Tausch y Wikipedia Creative Commons).

De vuelta en el cruce de los pasillos ascendentes y descendentes, los trabajadores notaron un espacio abierto en el techo. Al subir, se encontraron en un pasadizo ascendente de techo alto. Esto se conoció como la "Gran Galería". En la parte superior de la galería había un pasaje horizontal bajo que conducía a una sala grande, de unos 34 pies de largo, 17 pies de ancho y 19 pies de alto. Se conoció como la "Cámara del Rey". En el centro había un enorme sarcófago de granito sin tapa. De lo contrario, la habitación estaba completamente vacía.

Los árabes, como en venganza por el tesoro perdido, despojaron a la pirámide de su fina carcasa de piedra caliza blanca y la utilizaron para construir en El Cairo. Incluso intentaron desmontar la gran pirámide, pero después de quitar los 30 pies superiores de piedra, se dieron por vencidos en esta tarea imposible.

Entonces, ¿qué pasó con el tesoro del rey Keops? La sabiduría convencional dice que, como tantas otras tumbas reales, la pirámide fue víctima de ladrones en la antigüedad. Sin embargo, si creemos en los relatos de los hombres de Manum, los tapones de granito que bloqueaban los pasillos aún estaban en su lugar cuando entraron en la tumba. ¿Cómo entraban y salían los ladrones?

En 1638, un matemático inglés, John Greaves, visitó la pirámide. Descubrió un eje estrecho, oculto en la pared que conectaba la Gran Galería con el pasaje descendente. Ambos extremos se sellaron herméticamente y el fondo se bloqueó con escombros. Algunos arqueólogos han sugerido que esta ruta fue utilizada por el último de los hombres del faraón para salir de la tumba después de que los tapones de granito habían sido colocados y por los ladrones para entrar. Sin embargo, dado el pequeño tamaño del pasadizo y la cantidad de escombros, parece poco probable que la enorme cantidad de tesoros, incluida la enorme tapa del sarcófago que faltaba, pudiera haberse eliminado de esta manera.

Los científicos han discutido durante mucho tiempo sobre cómo se construyó esta estructura masiva, pero la teoría más probable parece ser que los egipcios construyeron una enorme rampa que les permitió arrastrar los bloques a su posición. Porque una sola rampa recta (como se ve en la película reciente 10,000B.C.) tendría que tener más de media milla de largo para llegar a la cima y necesitaría contener tanto material como la propia pirámide, los ingenieros han sugerido que la rampa tenía la forma de una espiral que corría alrededor del exterior de la pirámide. Alternativamente, los egipcios pueden haber combinado una rampa recta que subía parcialmente por la pirámide con una rampa en espiral hasta los niveles más altos. Los bloques probablemente fueron arrastrados por la rampa por un equipo de hombres y colocados en su posición final mediante el uso de palancas (para obtener más información sobre la construcción de la Gran Pirámide, consulte nuestra página Cómo construir una pirámide).

El arquitecto francés Jean-Pierre Houdin avanzó la teoría de que se utilizó una rampa en espiral en el interior de la pirámide para mover los bloques de piedra. Según Houdin, se utilizó una rampa externa recta para llevar los materiales al nivel de 140 pies. Desde allí, los trabajadores arrastraron las piedras a través de un conjunto de túneles que se elevaban suavemente dentro de las paredes exteriores. El último túnel saldría por la cima del monumento. Un estudio de microgravedad de 1986 de la pirámide descubrió una anomalía peculiar: una estructura menos densa en forma de espiral dentro de la pirámide que puede resultar ser lo que queda de los túneles de Houdin.

Un grupo de gestión de proyectos que estudió el problema de la construcción de la Gran Pirámide estimó que el proyecto, utilizando materiales y métodos disponibles en ese momento, podría haber requerido menos de diez años para completarse: dos o tres años de preparación del sitio, cinco años de construcción real y dos años para retirar las rampas y dar los toques finales. Esto podría haberse hecho con una fuerza laboral promedio de menos de 14,000 trabajadores y una fuerza máxima de 40,000. Al examinar las ruinas de viviendas y talleres en el área, los arqueólogos han estimado que entre 4.000 y 5.000 de estos hombres eran trabajadores a tiempo completo comprometidos con el proyecto durante la mayor parte de la construcción.

Los trabajadores completan una de las pirámides más pequeñas en el lado este de la Gran Pirámide (Derechos de autor Lee Krystek, 1999).

Los registros egipcios indican que los trabajadores, aunque fueron reclutados en contra de su voluntad, en realidad fueron bien cuidados según las normas antiguas. Se han encontrado regulaciones que cubren la cantidad máxima de trabajo permitido por día, los salarios recibidos y las vacaciones a las que tiene derecho cada trabajador. Además, al programar la mayor parte del trabajo para que se realice durante los períodos de inundaciones anuales, el faraón podría hacer mucho sin afectar la economía egipcia normal.

¿Era la pirámide una tumba?

Algunos han sugerido que la pirámide nunca fue pensada como una tumba, sino como un observatorio astronómico. El autor romano Proclo, de hecho, afirma que antes de que se completara la pirámide, cumplía esta función. Sin embargo, no podemos poner demasiado peso en las palabras de Proclus, recordando que cuando adelantó su teoría, la pirámide ya tenía más de 2000 años.

Richard Proctor, un astrónomo, observó que el pasaje descendente podría haberse utilizado para observar los tránsitos de ciertas estrellas. También sugirió que la gran galería, cuando se abre en la parte superior durante la construcción, podría haberse utilizado para mapear el cielo.

Muchas teorías extrañas (y algunas tontas) han surgido a lo largo de los años para explicar la pirámide y sus pasadizos. La mayoría de los arqueólogos, sin embargo, aceptan la teoría de que la gran pirámide era simplemente la más grande de una tradición de tumbas utilizadas por los faraones de Egipto.

La pirámide de Keops tal como apareció en 2005. (Cortesía de Nina Aldin Thune y Creative Commons)

Entonces, ¿qué pasó con la momia y el tesoro de Keops? Nadie lo sabe. Las extensas exploraciones no han encontrado otras cámaras o pasadizos. Aún así, uno debe preguntarse si, quizás en este caso, el rey y sus arquitectos burlaron tanto a los ladrones antiguos como a los arqueólogos modernos y si en algún lugar de la última maravilla del mundo antiguo, o debajo de ella, descansa Keops y su oro sagrado.


La maldición de la tumba del rey Tutankamón, la pirámide en Egipto

Todos los que participaron en la excavación de la tumba de Tutankamón en Egipto murieron en los años siguientes.
Cuando los miembros del grupo de Howard Carter murieron, la maldición de los faraones se hizo más evidente. Sigue siendo uno de los misterios inexplicables y sin resolver del mundo.
La maldición era que quien perturbara el sueño de un faraón moriría. Las barreras se cruzaron por primera vez después de 3000 años en 1923.

Hay una maldición conocida en la tumba de Khentika Ikhekhi (dinastía 9-10), que contiene una inscripción: & # 8220En cuanto a todos los hombres que entren en esta mi tumba & # 8230 impuros & # 8230 habrá juicio & # 8230 se le dará un fin & # 8230 le agarraré el cuello como un pájaro & # 8230 arrojaré el miedo de mí mismo en él“.
Pero no se ha descubierto tal maldición en ninguna parte de la tumba del rey Tut-Ankha-Mun.
El 17 de febrero de 1923, una multitud de unas 20 personas se reunió en una antecámara en las profundidades del Valle de los Reyes, una ciudad de los muertos de élite egipcia.
Cuando se abrió la cámara funeraria del rey Tutankamón, las habitaciones exteriores de la tumba ya habían revelado un tesoro de arte y muebles egipcios, los excavadores esperaban encontrar algo más: la momia intacta del rey Tut.
Aunque el tesoro de los reyes y reinas más prominentes de Egipto había sido saqueado hace mucho tiempo, la tumba de Tutankamón estaba protegida durante milenios por los escombros de un antiguo proyecto de construcción. Los ladrones habían entrado en la tumba al menos dos veces, nunca habían pasado por el segundo santuario de la cámara funeraria.
Durante abril de 1923, solo dos meses después de que se abriera la cámara, el financista del proyecto, George Herbert, Lord Carnarvon, murió de complicaciones por la picadura de un mosquito. Entonces su perro murió. Luego, otras personas relacionadas con la excavación comenzaron a morir en circunstancias sospechosas.
Sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes, sugirió que la muerte de Lord Carnarvon había sido causada por & # 8220elementales& # 8221 creado por Tutankhamon & # 8217s sacerdotes para proteger la tumba real, y esto alimentó aún más el interés de los medios.

La primera autopsia realizada en el cuerpo de Tutankamón por el Dr. Derry encontró una lesión curada en la mejilla izquierda, pero como Carnarvon había sido enterrado seis meses antes, no fue posible determinar si la ubicación de la herida en el Rey se correspondía con la fatal. picadura de mosquito en Carnarvon.
En 1925, el antropólogo Henry Field, acompañado de Breasted, visitó la tumba y recordó la amabilidad y simpatía de Carter. También informó cómo un pisapapeles entregado al amigo de Carter, Sir Bruce Ingham, estaba compuesto por una mano momificada con la muñeca adornada con un brazalete de escarabajo marcado con & # 8220 Maldito sea el que mueva mi cuerpo. A él vendrán fuego, agua y pestilencia. & # 8221 Poco después de recibir el regalo, la casa de Ingram se incendió, seguida de una inundación cuando fue reconstruida.
Howard Carter se mostró completamente escéptico ante tales maldiciones.
Informó en su diario un & # 8220strange & # 8221 Cuenta en mayo de 1926, cuando vio chacales del mismo tipo que Anubis, el guardián de los muertos, por primera vez en más de treinta y cinco años de trabajo en el desierto.
Se cree que el dios de la muerte, Anubis, custodia la momia de Tutankamón.

Muertes atribuidas a la maldición de la tumba del rey Tutankamón hasta ahora:

  • Lord Carnarvon, patrocinador financiero del equipo de excavación que estuvo presente en la apertura de la tumba y # 8217, murió el 5 de abril de 1923 después de que una picadura de mosquito se infectara; murió 4 meses y 7 días después de la apertura de la tumba.
  • George Jay Gould I, un visitante de la tumba, murió en la Riviera francesa el 16 de mayo de 1923 después de que desarrolló una fiebre después de su visita.
  • El príncipe Ali Kamel Fahmy Bey de Egipto murió el 10 de julio de 1923: asesinado a tiros por su esposa.
  • Coronel El Excmo. Aubrey Herbert, MP, medio hermano de Carnarvon y # 8217, quedó casi ciego y murió el 26 de septiembre de 1923 a causa de una intoxicación sanguínea relacionada con un procedimiento dental destinado a restaurar su vista.
  • Sir Archibald Douglas-Reid, un radiólogo que radiografió a la momia de Tutankamón y # 8217, murió el 15 de enero de 1924 a causa de una misteriosa enfermedad.
  • Sir Lee Stack, gobernador general de Sudán, murió el 19 de noviembre de 1924: asesinado mientras conducía por El Cairo.
  • A. C. Mace, miembro del equipo de excavación de Carter & # 8217, murió en 1928 por envenenamiento por arsénico.
  • El Excmo. Mervyn Herbert, medio hermano de Carnarvon & # 8217 y el hermano completo de Aubrey Herbert & # 8217 antes mencionado, murió el 26 de mayo de 1929, según se informa de & # 8220neumonía palúdica“.
  • Capitán The Hon. Richard Bethell, secretario personal de Carter & # 8217, murió el 15 de noviembre de 1929: encontrado asfixiado en su cama.
  • Richard Luttrell Pilkington Bethell, tercer barón de Westbury, padre de los anteriores, murió el 20 de febrero de 1930 supuestamente se tiró de su apartamento en el séptimo piso.
  • Howard Carter abrió la tumba el 16 de febrero de 1923 y murió más de una década después, el 2 de marzo de 1939, sin embargo, algunos todavía han atribuido su muerte al & # 8220maldición“.

La momia del rey Tutankamón se encontró a la de una persona de 19 años y su rostro fue recreado por artistas.
Tutankhamon era el hijo de Akhenaton (antes Amenhotep IV) y una de las hermanas de Akhenaton & # 8217s, o una de sus primas. Como príncipe se le conocía como Tutankhaten. Ascendió al trono en 1333 a. C., a la edad de nueve o diez años, tomando el nombre del trono Nebkheperure. Su nodriza era una mujer llamada Maia, conocida por su tumba en Saqqara. Lo más probable es que un maestro fuera Sennedjem.
Una tomografía computarizada tomada en 2005 muestra que había sufrido una fractura en la pierna izquierda poco antes de su muerte y que la pierna se había infectado. El análisis de ADN realizado en 2010 mostró la presencia de malaria en su sistema, lo que llevó a la creencia de que la malaria y la enfermedad de Köhler II combinadas llevaron a su muerte.
Curiosamente, Hon. Mervyn Herbert también murió de malaria.

Cuando se convirtió en rey, se casó con su media hermana, Ankhesenpaaten, quien más tarde cambió su nombre a Ankhesenamun. Tuvieron dos hijas, ambas nacidas muertas.
Los estudios de tomografía computarizada publicados en 2011 revelaron que una hija murió a los 5-6 meses de embarazo y la otra a los 9 meses de embarazo. No se encontró evidencia en la momia de anomalías congénitas o una causa aparente de muerte.
2 Se hicieron películas en Hollywood sobre King Tutankhamon Tomb Curse e incluso se desarrolló un videojuego (Curse of the Pharaoh: The Quest for Nefertiti) basado en este concepto.


Fontanería a través de pirámides egipcias y embalses mayas:

Pocas industrias modernas tienen una historia tan larga y colorida como la plomería. Las razones de esto son obvias, ya que, donde hay gente, hay desperdicio. En última instancia, ese desperdicio debe ir a alguna parte. Es un hecho de la vida que ha sido una parte intrincada de la sociedad durante miles de años.

Fontanería prehistórica en el sur de Asia

Incluso las civilizaciones antiguas reconocieron que el agua contaminada causaba enfermedades, lo que llevó a los humanos durante el Neolítico (ya en el año 6500 a. C.) a cavar pozos que proporcionaban una fuente permanente de agua dulce. Una de las primeras civilizaciones en emplear la ingeniería hidráulica y desarrollar dispositivos para el suministro de agua y el saneamiento fue el valle del Indo en el sur de Asia.

Lothal, una ciudad en el valle del Indo, tenía baños privados en cada hogar. Cada uno conectado a un sofisticado sistema de alcantarillado que incluía canales de drenaje, recolección de agua de lluvia y conductos de calles. Los desechos se eliminaron a través de desagües subterráneos construidos con ladrillos bien colocados.

Otras civilizaciones también avanzaron, con el descubrimiento chino neolítico y el uso extensivo de perforaciones profundas hasta el agua subterránea para obtener agua potable limpia. Las antiguas civilizaciones de la India y Pakistán contaban, entre otras, con sofisticados sistemas de fontanería y eliminación de aguas residuales.

Cómodas de cobre del Antiguo Egipto

Tecnológicamente avanzado en muchos campos, desde la astronomía hasta el riego, no es sorprendente que los egipcios tuvieran plomería interior. Hace más de 4000 años, las tuberías de cobre se utilizaron por primera vez en Egipto durante la construcción de una pirámide construida como el lugar de descanso final del rey Sahure. Estos tubos de cobre se utilizaron para drenar el agua que se llevaba al templo para bañar las estatuas del rey.

Aunque la pirámide en sí y los templos circundantes se están derrumbando, la tubería de cobre ha sobrevivido, lo que demuestra la longevidad del cobre como material de plomería. Sigue siendo uno de los tipos de tubería más utilizados.

Flushing alrededor de la antigua Europa

La isla de Creta, donde vivió la civilización minoica, pudo haber sido la primera en emplear tuberías de arcilla subterráneas con fines de saneamiento y suministro de agua. Knossos, la capital, tenía un sistema bien organizado para transportar agua, tanto limpia como residual. Esta ciudad también lució el primer inodoro con cisterna conocido, que data del siglo XVIII a. C.

Otras civilizaciones griegas en Atenas y Asia Menor utilizaron sistemas de plomería interiores que incluían duchas presurizadas. Heron (o Hero), un inventor griego en Alejandría alrededor del año 70 d.C. desarrolló la primera bomba de pistón conocida que se utilizó para combatir incendios.
El Imperio Romano es reconocido por el extenso sistema de acueductos que sondeaba la Antigua Roma. Considerada una maravilla de la ingeniería, la Cloaca Máxima (literalmente, la alcantarilla más grande), se construyó alrededor del año 600 a. C. y duró cientos de años. Once acueductos ingresaron a la ciudad donde fueron cubiertos y canalizados hacia conductos más pequeños que abastecían a los famosos baños romanos, fuentes públicas, palacios y casas particulares.

Nuestro término moderno "fontanero" se originó en la Antigua Roma. Derivado de la palabra latina "plumbum", que significa plomo, el término refleja la práctica romana de usar tuberías hechas de plomo.

Filtrar agua en América Central y del Sur

La plomería no se limitó a Europa y Asia. De hecho, los antiguos mayas fueron la tercera civilización más antigua en tener plomería interior presurizada. Establecida alrededor del 226 a. C., Lakamha era una ciudad maya en lo que hoy es el sur de México. Lakamha tenía acueductos subterráneos e inodoros que funcionaron durante todo el siglo VII d. C. Los mayas también usaban filtros de agua domésticos hechos de piedra caliza que funcionaban de manera muy similar a los filtros de agua de cerámica modernos.

Tikal, otra ciudad maya, prosperó durante casi 1500 años a pesar de una sequía de cuatro meses cada año. Con una población de 80.000 personas, este es un ejemplo increíble de ingeniosa ingeniería de los mayas. A medida que la ciudad crecía, los habitantes reconocieron que los manantiales locales no podían seguir el ritmo de la población, por lo que desarrollaron una forma de recolectar cantidades masivas de agua de lluvia.

La gente de Tikal despejó barrancos enteros y enyesó sus costados para evitar que el agua acumulada dentro se absorbiera nuevamente en la tierra. Se pavimentaron canteras y se convirtieron en grandes reservorios, y se construyeron canales y compuertas adicionales para llevar el agua recolectada por primera vez en los barrancos a la ciudad para su uso durante todo el año. La evidencia muestra que una mega-sequía de un siglo finalmente derrotó la magistral plomería de Tikal alrededor del año 900 d.C.

Fontanería a través de los tiempos con tecnología

A lo largo de los milenios, las civilizaciones antiguas se han asentado tradicionalmente donde hay fácil acceso al agua. Asegurar que haya un suministro de agua dulce y saneamiento disponible ha sido el foco de los avances tecnológicos en todas las civilizaciones importantes, desde Egipto hasta Ecuador.

La mayoría de los científicos antiguos sabían muy bien que cuando los recursos hídricos eran limitados y los sistemas de saneamiento insuficientes, las enfermedades se propagaban. Tener un acceso conveniente a agua potable y una manera fácil de eliminar los desechos no es algo en lo que pensamos mucho hoy en día, pero fue una preocupación constante en la antigüedad.

Es fascinante que se hayan realizado descubrimientos similares en todas partes del mundo primitivo, lo que llevó a sistemas de plomería que estaban lejos de ser primitivos. Para ver una imagen divertida que muestra la historia de la plomería durante miles de años, ¡consulte esta infografía de Roto-Rooter!


¿Cómo entraron los ladrones a las pirámides de Egipto? - Historia

Los todopoderosos faraones del antiguo Egipto fueron enterrados con frecuencia junto a una riqueza literal de tesoros fabulosos, tesoros que, como probablemente puedas imaginar, los faraones estaban muy interesados ​​en proteger. Entonces, ¿realmente tenían medidas preventivas significativas para evitar que alguien robara sus cosas después de que se hayan enmohecido un poco? Bueno, sí y no, pero cuando se trata de la idea de elaboradas trampas explosivas o acertijos como lo describe Hollywood y en los juegos, definitivamente no.

Para empezar, es importante comprender que, en general, los propios súbditos del faraón y, en algunos casos, sus sucesores directos, fueron los que robaron su plan de jubilación después de la vida. Verá, el poder de un faraón era más o menos absoluto y podían hacer prácticamente cualquier cosa que quisieran. Como resultado, muchos faraones harían saquear las tumbas de sus antepasados ​​y, en algunos casos, incluso reutilizarían los elementos para su propio entierro. Incluso hay historias de faraones que arrojaron sin ceremonias la momia de su predecesor de su sarcófago para que incluso ese contenedor pudiera reutilizarse.

Todo esto fue particularmente el caso en tiempos de dificultades cuando la nobleza egipcia no pensaría nada en saquear el lugar de descanso final de un familiar o antepasado amado porque, bueno, técnicamente, en su opinión, eran sus cosas las que estaban allí.

Una ventaja de ser los que establecían las reglas, esta práctica de asalto de tumbas por parte de la nobleza era tolerada en el mundo del antiguo Egipto. Sin embargo, el allanamiento de tumbas de personas que no están directamente relacionadas con el difunto no fue tanto y conllevó algunas penas bastante duras. Los castigos por asaltar una tumba iban desde la muerte brutal hasta la flagelación pública, según la importancia de la cripta que fue profanada y el valor de los objetos robados.

En cuanto al tipo de pena de muerte impuesta a los ladrones, era una práctica común quemarlos vivos. ¿Por qué? Bueno, además de ser una forma bastante desagradable de morir, esto condenaría al ladrón a una eternidad de la nada debido a la creencia en la antigüedad de que si morías sin un cuerpo, no podías entrar en la otra vida.

Otras formas de ejecución incluían la decapitación, que igualmente significaría que el ladrón no podría entrar en el más allá, o el empalamiento, que los antiguos egipcios creían que daría como resultado que el espíritu del difunto estuviera atado a ese lugar singular, para siempre & # 8230. Obviamente, esto fue visto como algo malo y la esperanza de los faraones era que castigos tan duros disuadirían a los ladrones.

El problema con todos estos castigos es que parece que es bastante fácil evitar meterse en problemas. Por ejemplo, considere este relato de un asaltante de tumbas del siglo XI a. C., Amenpanufer, sobre su método de asalto de tumbas y cómo salió del problema, incluso cuando fue atrapado:

Fuimos a robar las tumbas como es nuestro hábito habitual y encontramos la tumba piramidal del rey Sobekemsaf, esta tumba no se parece a las pirámides y tumbas de los nobles que solemos robar. Tomamos nuestras herramientas de cobre y abrimos un camino hacia la pirámide de este rey a través de su parte más interna. Ubicamos las cámaras subterráneas y, tomando velas encendidas en nuestras manos, bajamos.

Encontramos al dios tendido en la parte trasera de su lugar de enterramiento. Y encontramos el lugar de enterramiento de la reina Nubkhaas, su consorte, a su lado, protegido y custodiado por yeso y cubierto de escombros.

Abrimos sus sarcófagos y sus ataúdes, y encontramos la noble momia del rey equipada con una espada. Había una gran cantidad de amuletos y joyas de oro en su cuello y llevaba un tocado de oro. La noble momia del rey estaba completamente cubierta de oro y sus ataúdes estaban decorados con oro y plata por dentro y por fuera y con incrustaciones de piedras preciosas. Recolectamos el oro que encontramos en la momia del dios, incluidos los amuletos y joyas que tenía en el cuello. Prendimos fuego a sus ataúdes.

Después de algunos días, los oficiales del distrito de Tebas se enteraron de que habíamos estado robando en el oeste y me arrestaron y me encarcelaron en la oficina del alcalde de Tebas. Cogí los veinte deben de oro que representaban mi parte y se los di a Khaemope, el escribano de distrito del muelle de desembarco de Tebas. Me soltó y me reuní con mis compañeros y ellos me compensaron con una parte nuevamente. Y así adquirí el hábito de robar las tumbas.

El asalto de tumbas era tan común en la antigüedad que casi todos los niveles de la sociedad participaron en él, incluso de manera un tanto hilarante, las mismas personas encargadas de construir las tumbas, así como los encargados de enterrar a los muertos.

Lamentablemente, aunque Hollywood quiere hacerle creer que las tumbas de los antiguos faraones estaban repletas de una especie de trampas explosivas mortales, la verdad es mucho más vainilla. Para empezar, la idea de elaboradas trampas explosivas en tumbas antiguas se considera nada más que un mito. Para citar a una Emily Teeter, experta en antigüedades egipcias y nubias que trabaja en la Universidad de Chicago & # 8211

Lamento mucho informar que si las maldiciones salen, entonces realmente no hay nada tortuoso. Hollywood ha convertido características arquitectónicas estándar como bloques de rastrillo deslizante, pozos y cámaras llenas de arena en objetos de terror.

This isn’t to say you won’t find many reports of booby-traps from otherwise seemingly reputable sources, stating things like that Egyptian tombs were filled with everything from razor sharp wires located at exactly head height to deadly snakes- all of which have been written off by actual experts as fanciful claims that have no basis in reality.

Instead, the countermeasures in place to deter thieves tended to just be obstacles put in the path to the goods, such as huge slabs of granite or random debris and the like blocking the way. They also sometimes employed empty chambers with the real chamber containing the various goods walled up somewhere else in the structure, etc.

Other than these sorts of rather quaint security measures, other deterrents tended to just be more metaphysical in nature- mostly limited to curses that would condemn a thieves’ soul to a eternity of perpetual agony or the like.

For example, consider the following curse placed over the tomb of pharaoh Amenhotep by one of his high priests which threatened, amongst other things, that any thief would –

lose their earthly positions and honors, be incinerated in a furnace in execration rites, capsize and drown at sea, have no successors, receive no tomb or funerary offerings of their own, and their bodies would decay because they will starve without sustenance and their bones will perish…

Given the widespread pilfering of tombs that went on back then and the fact that the person placing the curse would sometimes take part in said pilfering, it’s safe to say these sorts of curses weren’t something a lot of people took seriously.

Pharaoh Amenhotep got so annoyed with how often the tombs of his ancestors were raided that he ordered the construction of a place known as Set-Ma’at – quite literally “Place of Truth” – a village of conscripts charged with both building and protecting the tombs of nobility. The idea of Set-Ma’at, sometimes also known as Deir el-Medina was simple –

The workers of the village would create the tombs and protect their creation and, since they relied on the sta

te for their wages and homes, they would be loyal and discreet regarding the location of the tombs and the amount of treasure to be found within.

However, frequent delays in the delivery of supplies to the villagers, including things like food and water, and the basic nature of said payment, did little to foster trust and loyalty amongst the townsfolk, which, coupled with their intricate knowledge of the tombs themselves and exactly what treasure was stored within them and where, naturally led to widespread theft.

Despite the isolated nature of the village, workers could still fence stolen goods by simply walking to a nearby city and trading the goods, often to those who would then do things like melt down any gold or the like and create new objects that couldn’t be traced back to a tomb.

Now all this said, it has been speculated that hematite powder, which when inhaled in sufficient quantities could potentially cause death, was used as something of a booby trap, if not terribly effective. For example, in one tomb discovered in 2001 at the Bahariya Oasis, there was several inches of this powder on the floor.

It’s also sometimes said that mercury was used as an intentional deterrent in many ancient tombs that have been discovered in China, like the burial site of Emperor Qin Shi Huang. However, this notion is universally dismissed by experts, though the sheer amount of mercury sometimes used was such that it could still be a potential health hazard, if also likely not terribly effective at accidentally preventing tomb raiding.

For the most part though, the tombs of the ancient emperors, kings and pharaohs were protected, if at all, merely by simple physical barriers, abstract threats such as curses, and the ever present risk of being horribly mutilated and killed should the perpetrator ever be caught, assuming they didn’t simply just bribe their way out of the situation. Unsurprisingly from this, the plundering of tombs was widespread and almost comically easy for certain subsets of the population who had access to the tombs or the right tools.

If you liked this article, you might also enjoy our new popular podcast, The BrainFood Show (iTunes, Spotify, Google Play Music, Feed), as well as:


Contenido

The Egyptian name for Thebes was wꜣs.t, "City of the wꜣs", the sceptre of the pharaohs, a long staff with an animal's head and a forked base. From the end of the New Kingdom, Thebes was known in Egyptian as niwt-'imn , the "City of Amun", the chief of the Theban Triad of deities whose other members were Mut and Khonsu. This name of Thebes appears in the Bible as the "Nōʼ ʼĀmôn" ( נא אמון ) in the Book of Nahum [4] and also as "No" ( נא ) mentioned in the Book of Ezekiel [5] and Jeremiah. [6] [7]

Thebes is sometimes claimed to be the latinised form of Ancient Greek: Θῆβαι , the hellenized form of Demotic Egyptian tꜣ jpt ("the temple"), referring to jpt-swt the temple is now known by its Arabic name, Karnak ("fortified village"), on the northeast bank of the city. However, since Homer refers to the metropolis by this name, and since Demotic script did not appear until a later date, the etymology is doubtful. As early as Homer's Ilíada, [8] the Greeks distinguished the Egyptian Thebes as "Thebes of the Hundred Gates" ( Θῆβαι ἑκατόμπυλοι , Thēbai hekatómpyloi) or "Hundred-Gated Thebes", as opposed to the "Thebes of the Seven Gates" ( Θῆβαι ἑπτάπυλοι , Thēbai heptápyloi) in Boeotia, Greece. [n 1]

En el interpretatio graeca, Amun was rendered as Zeus Ammon. The name was therefore translated into Greek as Diospolis, "City of Zeus". To distinguish it from the numerous other cities by this name, it was known as the "Great Diospolis" ( Διόσπολις Μεγάλη , Diospolis Megálē Latin: Diospolis Magna). The Greek names came into wider use after the conquest of Egypt by Alexander the Great, when the country came to be ruled by the Macedonian Ptolemaic dynasty.

Geography Edit

Thebes was located along the banks of the Nile River in the middle part of Upper Egypt about 800 km south of the Delta. It was built largely on the alluvial plains of the Nile Valley which follows a great bend of the Nile. As a natural consequence, the city was laid in a northeast-southwest axis parallel to the contemporary river channel. Thebes had an area of 93 km 2 (36 sq mi) which included parts of the Theban Hills in the west that culminates at the sacred 420-meter (1,378-foot) al-Qurn. In the east lies the mountainous Eastern Desert with its wadis draining into the valley. Significant among these wadis is Wadi Hammamat near Thebes. It was used as an overland trade route going to the Red Sea coast.

Demografía Editar

According to George Modelski, Thebes had about 40,000 inhabitants in 2000 BC (compared to 60,000 in Memphis, the largest city in the world at the time). By 1800 BC, the population of Memphis was down to about 30,000, making Thebes the largest city in Egypt at the time. [11] Historian Ian Morris has estimated that by 1500 BC, Thebes may have grown to be the largest city in the world, with a population of about 75,000, a position which it held until about 900 BC, when it was surpassed by Nimrud (among others). [12]

Economía Editar

The archaeological remains of Thebes offer a striking testimony to Egyptian civilization at its height. The Greek poet Homer extolled the wealth of Thebes in the Ilíada, Book 9 (c. 8th Century BC): ". in Egyptian Thebes the heaps of precious ingots gleam, the hundred-gated Thebes." [13] [14]

Culture Edit

More than sixty annual festivals were celebrated in Thebes. The major festivals among these, according to the Edfu Geographical Text, were: the Beautiful Feast of Opet, the Khoiak (Festival), Festival of I Shemu, and Festival of II Shemu. Another popular festivity was the halloween-like Beautiful Festival of the Valley. [ cita necesaria ]

Reino Antiguo Editar

Thebes was inhabited from around 3200 BC. [15] It was the eponymous capital of Waset, the fourth Upper Egyptian nome. At this time it was still a small trading post, while Memphis served as the royal residence of the Old Kingdom pharaohs. Although no buildings survive in Thebes older than portions of the Karnak temple complex that may date from the Middle Kingdom, the lower part of a statue of Pharaoh Nyuserre of the 5th Dynasty has been found in Karnak. Another statue which was dedicated by the 12th Dynasty king Senusret may have been usurped and re-used, since the statue bears a cartouche of Nyuserre on its belt. Since seven rulers of the 4th to 6th Dynasties appear on the Karnak king list, perhaps at the least there was a temple in the Theban area which dated to the Old Kingdom.

First Intermediate Period Edit

By 2160 BC, a new line of pharaohs (the Ninth and Tenth Dynasties) consolidated control over Lower Egypt and northern parts of Upper Egypt from their capital in Herakleopolis Magna. A rival line (the Eleventh Dynasty), based at Thebes, ruled the remaining part of Upper Egypt. The Theban rulers were apparently descendants of the prince of Thebes, Intef the Elder. His probable grandson Intef I was the first of the family to claim in life a partial pharaonic titulary, though his power did not extend much further than the general Theban region.

Reino Medio Editar

Finally by c. 2050 BC, Intef III's son Mentuhotep II (meaning "Montu is satisfied"), took the Herakleopolitans by force and reunited Egypt once again under one ruler, thereby starting the period now known as the Middle Kingdom. Mentuhotep II ruled for 51 years and built the first mortuary temple at Deir el-Bahri, which most likely served as the inspiration for the later and larger temple built next to it by Hatshepsut in the 18th Dynasty. After these events, the 11th Dynasty was short-lived, as less than twenty years had elapsed between the death of Mentuhotep II and that of Mentuhotep IV, in mysterious circumstances.

During the 12th Dynasty, Amenemhat I moved the seat of power North to Itjtawy. Thebes continued to thrive as a religious center as the local god Amun was becoming increasingly prominent throughout Egypt. The oldest remains of a temple dedicated to Amun date to the reign of Senusret I. [16] Thebes was already, in the Middle Kingdom, a town of considerable size. Excavations around the Karnak temple show that the Middle Kingdom town had a layout with a grid pattern. The city was at least one kilometre long and 50 hectares in area. Remains of two palatial buildings were also detected. [17]

Starting in the later part of the 12th Dynasty, a group of Canaanite people began settling in the eastern Nile Delta. They eventually founded the 14th Dynasty at Avaris in c. 1805 BC or c. 1710 BC. By doing so, the Asiatics established hegemony over the majority of the Delta region, subtracting these territories from the influence of the 13th Dynasty that had meanwhile succeeded the 12th. [18]

Second Intermediate Period Edit

A second wave of Asiatics called Hyksos (from Heqa-khasut, "rulers of foreign lands" as Egyptians called their leaders) immigrated into Egypt and overran the Canaanite center of power at Avaris, starting the 15th Dynasty there. The Hyksos kings gained the upper hand over Lower Egypt early into the Second Intermediate Period (1657–1549 BC). [19] When the Hyksos took Memphis during or shortly after Merneferre Ay's reign (c. 1700 BC), the rulers of the 13th Dynasty fled south to Thebes, which was restored as capital. [20]

Theban princes (now known as the 16th Dynasty) stood firmly over their immediate region as the Hyksos advanced from the Delta southwards to Middle Egypt. The Thebans resisted the Hyksos' further advance by making an agreement for a peaceful concurrent rule between them. The Hyksos were able to sail upstream past Thebes to trade with the Nubians and the Thebans brought their herds to the Delta without adversaries. The status quo continued until Hyksos ruler Apophis (15th Dynasty) insulted Seqenenre Tao (17th Dynasty) of Thebes. Soon the armies of Thebes marched on the Hyksos-ruled lands. Tao died in battle and his son Kamose took charge of the campaign. After Kamose's death, his brother Ahmose I continued until he captured Avaris, the Hyksos capital. Ahmose I drove the Hyksos out of Egypt and the Levant and reclaimed the lands formerly ruled by them. [21]

New Kingdom and the height of Thebes Edit

Ahmose I founded a new age for a unified Egypt with Thebes as its capital. The city remained as capital during most of the 18th Dynasty (New Kingdom). It also became the center for a newly established professional civil service, where there was a greater demand for scribes and the literate as the royal archives began to fill with accounts and reports. [22] At the city the favored few of Nubia were reeducated with Egyptian culture, to serve as administrators of the colony. [23]

With Egypt stabilized again, religion and religious centers flourished and none more so than Thebes. For instance, Amenhotep III poured much of his vast wealth from foreign tribute into the temples of Amun. [24] The Theban god Amun became a principal state deity and every building project sought to outdo the last in proclaiming the glory of Amun and the pharaohs themselves. [25] Thutmose I (reigned 1506–1493 BC) began the first great expansion of the Karnak temple. After this, colossal enlargements of the temple became the norm throughout the New Kingdom.

Queen Hatshepsut (reigned 1479–1458 BC) helped the Theban economy flourish by renewing trade networks, primarily the Red Sea trade between Thebes' Red Sea port of Al-Qusayr, Elat and the land of Punt. Her successor Thutmose III brought to Thebes a great deal of his war booty that originated from as far away as Mittani. The 18th Dynasty reached its peak during his great-grandson Amenhotep III's reign (1388–1350 BC). Aside from embellishing the temples of Amun, Amenhotep increased construction in Thebes to unprecedented levels. On the west bank, he built the enormous mortuary temple and the equally massive Malkata palace-city which fronted a 364-hectare artificial lake. In the city proper he built the Luxor temple and the Avenue of the Sphinxes leading to Karnak.

For a brief period in the reign of Amenhotep III's son Akhenaten (1351–1334 BC), Thebes fell on hard times the city was abandoned by the court, and the worship of Amun was proscribed. The capital was moved to the new city of Akhetaten (Amarna in modern Egypt), midway between Thebes and Memphis. After his death, his son Tutankhamun returned the capital to Memphis, [26] but renewed building projects at Thebes produced even more glorious temples and shrines. [24]

With the 19th Dynasty the seat of government moved to the Delta. Thebes maintained its revenues and prestige through the reigns of Seti I (1290–1279 BC) and Ramesses II (1279–1213 BC), who still resided for part of every year in Thebes. [24] Ramesses II carried out extensive building projects in the city, such as statues and obelisks, the third enclosure wall of Karnak temple, additions to the Luxor temple, and the Ramesseum, his grand mortuary temple. The constructions were bankrolled by the large granaries (built around the Ramesseum) which concentrated the taxes collected from Upper Egypt [27] and by the gold from expeditions [28] to Nubia and the Eastern Desert. During Ramesses' long 66-year reign, Egypt and Thebes reached an overwhelming state of prosperity which equaled or even surpassed the earlier peak under Amenhotep III. [ cita necesaria ]

The city continued to be well kept in the early 20th Dynasty. The Great Harris Papyrus states that Ramesses III (reigned 1187–56) donated 86,486 slaves and vast estates to the temples of Amun. Ramesses III received tributes from all subject peoples including the Sea Peoples and Meshwesh Libyans. However, the whole of Egypt was experiencing financial problems, exemplified in the events at Thebes' village of Deir el-Medina. In the 25th year of his reign, workers in Deir el-Medina began striking for pay and there arose a general unrest of all social classes. Subsequently, an unsuccessful Harem conspiracy led to the executions of many conspirators, including Theban officials and women. [29]

Under the later Ramessids, Thebes began to decline as the government fell into grave economic difficulties. During the reign of Ramesses IX (1129–1111 BC), about 1114 BC, a series of investigations into the plundering of royal tombs in the necropolis of western Thebes uncovered proof of corruption in high places, following an accusation made by the mayor of the east bank against his colleague on the west. The plundered royal mummies were moved from place to place and at last deposited by the priests of Amun in a tomb-shaft in Deir el-Bahri and in the tomb of Amenhotep II. (The finding of these two hiding places in 1881 and 1898, respectively, was one of the great events of modern archaeological discovery.) Such maladministration in Thebes led to unrest. [24]

Third Intermediate Period Edit

Control of local affairs tended to come more and more into the hands of the High Priests of Amun, so that during the Third Intermediate Period, the High Priest of Amun exerted absolute power over the South, a counterbalance to the 21st and 22nd Dynasty kings who ruled from the Delta. Intermarriage and adoption strengthened the ties between them, daughters of the Tanite kings being installed as God’s Wife of Amun at Thebes, where they wielded greater power. Theban political influence receded only in the Late Period. [30]

By around 750 BC, the Kushites (Nubians) were growing their influence over Thebes and Upper Egypt. In 721 BC, King Shabaka of the Kushites defeated the combined forces of Osorkon IV (22nd Dynasty), Peftjauawybast (23rd Dynasty) Bakenranef (24th Dynasty) and reunified Egypt yet again. His reign saw a significant amount of building work undertaken throughout Egypt, especially at the city of Thebes, which he made the capital of his kingdom. In Karnak he erected a pink granite statue of himself wearing the Pschent (the double crown of Egypt). Taharqa accomplished many notable projects at Thebes (i.e. the Kiosk in Karnak) and Nubia before the Assyrians started to wage war against Egypt.

Late Period Edit

In 667 BC, attacked by the Assyrian king Ashurbanipal's army, Taharqa abandoned Lower Egypt and fled to Thebes. After his death three years later his nephew (or cousin) Tantamani seized Thebes, invaded Lower Egypt and laid siege to Memphis, but abandoned his attempts to conquer the country in 663 BC and retreated southwards. [31] The Assyrians pursued him and took Thebes, whose name was added to a long list of cities plundered and destroyed by the Assyrians, as Ashurbanipal wrote:

This city, the whole of it, I conquered it with the help of Ashur and Ishtar. Silver, gold, precious stones, all the wealth of the palace, rich cloth, precious linen, great horses, supervising men and women, two obelisks of splendid electrum, weighing 2,500 talents, the doors of temples I tore from their bases and carried them off to Assyria. With this weighty booty I left Thebes. Against Egypt and Kush I have lifted my spear and shown my power. With full hands I have returned to Nineveh, in good health. [32]

Thebes never regained its former political significance, but it remained an important religious centre. Assyrians installed Psamtik I (664–610 BC), who ascended to Thebes in 656 BC and brought about the adoption of his own daughter, Nitocris I, as heiress to God's Wife of Amun there. In 525 BC, Persian Cambyses II invaded Egypt and became pharaoh, subordinating the kingdom as a satrapy to the greater Achaemenid Empire. [33]

Graeco-Roman Period Edit

The good relationship of the Thebans with the central power in the North ended when the native Egyptian pharaohs were finally replaced by Greeks, led by Alexander the Great. He visited Thebes during a celebration of the Opet Festival. In spite of his welcoming visit, Thebes became a center for dissent. Towards the end of the third century BC, Hugronaphor (Horwennefer), possibly of Nubian origin, led a revolt against the Ptolemies in Upper Egypt. His successor, Ankhmakis, held large parts of Upper Egypt until 185 BC. This revolt was supported by the Theban priesthood. After the suppression of the revolt in 185 BC, Ptolemy V, in need of the support of the priesthood, pardoned them.

Half a century later the Thebans rose again, elevating a certain Harsiesi to the throne in 132 BC. Harsiesi, having helped himself to the funds of the royal bank at Thebes, fled the following year. In 91 BC, another revolt broke out. In the following years, Thebes was subdued, and the city turned into rubble. [34]

During the Roman occupation (30 BC–349 AD), the remaining communities clustered around the pylon of the Luxor temple. Thebes became part of the Roman province of Thebais, which later split into Thebais Superior, centered at the city, and Thebais Inferior, centered at Ptolemais Hermiou. A Roman legion was headquartered in Luxor temple at the time of Roman campaigns in Nubia. [35] Building did not come to an abrupt stop, but the city continued to decline. In the first century AD, Strabo described Thebes as having been relegated to a mere village. [24]


11 Hidden Pyramids in Antarctica

There are images discovered on Google Earth in tombs located in the cold country of Antarctica. Researchers call it the ‘snow pyramids’ while the internet has come up with a theory that a civilization of people that lived in Antarctica built them. Out of the three pyramids, two located inland, and the third is close to the shoreline. Each structure has four sides and critics are already comparing them to the Giza Pyramid in Egypt, Africa. The first pyramid was discovered by a British Antarctic Expedition between 1901 – 1913, and the geologists made the decision to keep it a secret from the world. Some scientists believe these pyramids were a home for humans because temperatures were warmer 100 years ago, (up to 20 degrees Celsius). Dr. Vanessa Bowman that works at the British Antarctic Survey mentioned: "Go back 100 million years ago, and Antarctica was covered in lush rainforests like those that exist in New Zealand today."

Other critics believe the lost people of Atlantis used these pyramids. It is unknown if the structures are human-made or mysteriously formed naturally over time.

Per the Daily Star, if this claim by Google is correct, these pyramids would make us look at human history entirely different. The Inquisitr mentioned that the pyramids might be rocky mountains called “nunatak” that evolved over time because of ice and frozen crust that form out of the ground. The media website believes that it took millions of years for it to change to what we know now as the ‘snow pyramids’.


Can You See Anything? – Yes, Wonderful Things!

Throne of Tutankhamun, seated, with his wife (and half sister) Ankhesenamun putting ointments on her husband. The sun above is Aten, from Akhenaten’s failed attempt at religious reform, and cause of their names being erased. One of the great masterpieces of ancient Egyptian art.

By 1912 Theodore Davis had found objects inscribed with Tutankhamun’s name, yet believed that the Valley of the Kings had already been searched with a fine comb by thieves and then archaeologists, so concluded: “I fear that the Valley of the Tombs is now exhausted”. Davis was digging only two meters from Tut’s tomb…

But Howard Carter remained convinced there still was a tomb unaccounted for. A few statues with a name for which there was otherwise no trace, Tutankhamun, had survived the destruction campaign. Maybe the tomb did too.

So he persuaded Lord Carnarvon to sponsor a final campaign for this last unchecked spot on the valley’s map, the debris of ancient worker’s huts. When steps appeared Carter wondered “was it the tomb of the king for whom I had spent so many years in search?”. The excitement at seeing intact seals was mixed with anguish at the signs indicating the tomb had already been looted in Antiquity.

But then “my eyes grew accustomed to the light, details of the room within emerged slowly from the mist, strange animals, statues, and gold, everywhere the glint of gold. I was struck dumb with amazement”. Further wonder at “the farewell garland dropped upon the threshold, you feel it might have been yesterday. The very air you breathe, unchanged throughout the centuries, you share with those who laid the mummy to its rest”.

Trying to make sense of what he saw, Carter described “the effect was bewildering, overwhelming. I suppose we had never formulated exactly in our minds just what we had expected or hoped to see”. Asked to describe what he hoped to find inside the sarcophagus, he described “a coffin of thin wood, richly gilt. Then we shall find the mummy”.

Yet, after having to go through four gilded wood shrines protecting the sarcophagus, and three nested gilded coffins, the last one wasn’t “richly gilt thin wood”, but solid gold, weighing 110 kg (240 lb), and inside the mummy was covered by a 10 kg (22 lb) gold mask. The small space contained over 5,000 objects, and it took eight years to empty and study it.


Scientists Have an Answer to How the Egyptian Pyramids Were Built

Using sand, water, and a scale model of an ancient Egyptian transport sled, a team of international scientists have answered an enduring question: “How on Earth were the pyramids of Egypt built?” The ancient Egyptians utilized neither wheels nor work animals for the majority of the pyramid-building era, so the giant blocks, weighing 2.5 tons on average, had to be moved through human muscle power alone. But until recently, nobody really knew how. The answer, it seems, is simply water. Evidence suggests that the blocks were first levered onto wooden sleds and then hauled up ramps made of sand. However, dry sand piles up in front of a moving sled, increasing friction until the sled is nearly impossible to pull. Wet sand reduces friction dramatically beneath the sled runners, eliminating the sand piles and making it possible for a team of people to move massive objects.

Want more stories like this one?

The key, as the scale-model experiment proved, is getting the water-to-sand ratio just right too much water and the sled bogs down. Despite the seemingly obvious answer—tomb art discovered in the 19th century depicts laborers pouring liquid in front of a block-hauling team—debate over how the pyramids were built is almost as ancient as the pyramids themselves. A 1956 article in the journal Arqueología describes how speculation about construction methods dates back to ancient Greece and continues unabated. A quick search of the JSTOR archives reveals thousands of articles on the topic, with many focused on the use of rollers or even cranes to haul the blocks. A 2003 article in the journal Tecnología y Cultura does pursue the water-as-lubricant hypothesis, providing some theoretical physical calculations but without providing much supporting evidence beyond the tomb art.

However, this 2003 article never garnered much attention and was lost in the sea of competing theories. The scale-model research has attracted so much notice because it has gone the farthest in proving its hypothesis, moving a replica sled with wet sand and describing exactly how much water would be needed. More importantly, the work proves that the required amount of water was relatively small and could feasibly be transported with the blocks.

Editors’ Note: This has been fact-checked and updated to clarify some inconsistencies in the original version.


Entrance door

Fig 5. Great pyramid’s entrance closed and opened

Here then, we have clear evidence that a movable entrance stone was fitted to the Great pyramid, and that the descending passage had been visited, perhaps many times, throughout recorded history. To gain entry to the pyramid, however, was still not easy. Unless there was a flight of steps cut into the now-missing casing blocks, a series of ladders would have to be erected against the side of the pyramid to reach the door. Presumably the entry stone must have had a handle of some sort on which to pull, and it would then need a prop of some nature to keep it open, while the new initiate scrambled into the thin hole and down the descending passage. A knotted rope would also have to be fed slowly down the length of the passage, to allow for an easy exit from the dark and foreboding depths of the sacred pyramid.

Undoubtedly, all of this frenetic activity would have scratched and pitted the entrance to the pyramid over the millennia in a very obvious fashion. Yet, it is generally accepted that the casing blocks must have been intact during the rule of Ma'mun, as the casing blocks appear to have been used by Sultan Hasan for the construction of his mosque in 1356.

Fig 6. The layout of the chambers inside the Great Pyramid. Note the rough cavern right at the very base - the 'foundations', as Strabo described it.

The question is, therefore, why could Ma'mun not see these tell-tale marks and the original entrance to the pyramid that lay only a few meters above him? Why could he not see the handle on the door, or the scuff-marks on the smooth exterior? And knowledge of the location of the true entrance must still have been known in this era, so why could none of the locals be ‘persuaded’ to point it out? And this apparent invisibility of the original entrance could not have been because it was covered by sand, for instance, because Ma'mun’s tunnel lies below the level of the real entrance. So what was the problem? Why so was much effort expended in digging a new tunnel, when the original entrance lay just above it?

Some very important questions have been posed here – why could Ma'mun not see the real entrance to the Great Pyramid, when it was so well known and so close to his own entrance? And if Ma'mun did not know where the real entrance was, then why was his alternative tunnel so accurate? But if the original entrance was known about, then how did Ma'mun discover the ascending passage, which had been carefully concealed when the pyramid was first built? This is a bit of a catch-22.


Ver el vídeo: El misterio de las pirámides 05 Guiza, los últimos secretos (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Burdon

    Todo, me caso el 15 de noviembre. ¡Felicitadme! Ahora rara vez vendré a ti.

  2. Mars Leucetius

    Notable, el pensamiento muy valioso

  3. Markey

    Esta excelente idea tiene que ser deliberadamente

  4. Moulton

    es fácil asustar a la policía

  5. Calibor

    Estoy de acuerdo, esta es una frase divertida.

  6. Tekora

    Es una frase notable, muy valiosa



Escribe un mensaje